Más artículos

Organizaciones americanas de derechos humanos exigen investigaciones independientes sobre manifestaciones de octubre en el Ecuador

Las organizaciones de derechos humanos de América abajo firmantes y que participamos en las audiencias del 174 periodo de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que se realiza en Quito, manifestamos lo siguiente:

Desaparición temporal: siete horas de agresión policial

Quito - Pichincha.  Cerca de 47 mujeres y hombres fueron detenidos en el centro histórico durante las protestas sociales, el pasado 9 de octubre de 2019. Juan Recalde[1], joven de 28 años y dirigente indígena, fue detenido también pero lo separaron del grupo. Con su wipala[2] le intentaron ahorcar, lo golpearon con el tolete y en la noche lo subieron a un patrullero, colocaron una funda sobre su cabeza para que no vea la ruta. Siete horas pasó desaparecido. Aquí el testimonio de Juan.

Edison Mosquera murió por un impacto de proyectil de arma de fuego en las protestas de octubre

Cumandá - Quito.  El 7 de octubre de 2019, Edison Eduardo Mosquera Amagua salió desde el sur de Quito hacia el Valle de Los Chillos a trabajar. Su madre Ema Consuelo Amagua, de 51 años, lo esperaba en su casa, pero no regresó. Edison recibió un disparo en la cabeza durante el paro nacional. Aquí el testimonio de su madre, Ema Amagua; su padre; Luis Mosquera;  y su hermana Patricia Mosquera.

Se cumple seis años de la muerte de Freddy Taish ocurrida durante un operativo militar

Ni verdad ni justicia han recibido los familiares de Freddy Taish, joven Shuar que fue impactado por una bala de dotación militar en el sector de Tutus, comunidad Shiram Entza, del cantón Gualaquiza, al sur de la Amazonía ecuatoriana.

José Daniel Chaluisa, muerto en las protestas sociales, registró una luxación en su mano izquierda

San Roque - Quito.  José Daniel Chaluisa Cusco, oriundo de Cotopaxi, trabajaba hace 25 años en el mercado de San Roque, en el centro histórico de Quito. El 7 de octubre de 2019, a las 17:30, José junto a otras personas se sumaron al paro nacional cuando fueron acorralados por miembros de la Policía Nacional. Minutos después circularon por las redes sociales un video donde observa que las personas caen del puente de San Roque, a una altura de 8 metros. La caída le causó un trauma craneoencefálico severo, contusión hemorrágica parietal y una fractura del arco costal izquierdo.

CIA conocía y colaboró en ataque colombiano contra Ecuador

Categoría: No Bases Creado: Lunes, 17 Octubre 2016 12:06
Visto: 2257

Prensa Latina

03/11/2008

CIA conocía y colaboró en ataque colombiano contra Ecuador

 

Quito, 30 oct (PL) El ministro ecuatoriano de Defensa, Javier Ponce, denunció hoy que la Central de Inteligencia estadounidense (CIA) conocía y colaboró con el ataque colombiano de marzo último contra una zona norte de este país. 

“La CIA estaba en pleno conocimiento de lo que estaba ocurriendo en Angostura (zona fronteriza con Colombia)", y una fuente de la embajada estadounidense en Ecuador llamó a un oficial nacional y le informó de manera anticipada sobre esa acción militar, resaltó Ponce en rueda de prensa en el Ministerio de Defensa.

 

Acompañado del titular de Gobierno, Fernando Bustamante, y el asesor presidencial José Luis Cortazar, subrayó que esta comunicación refleja que Washington estaba al tanto de la operación y de las acciones subsecuentes.

 

Destacó que estas precisiones aparecen en un informe de la comisión cívico-militar que investigó la penetración de los servicios de espionajes extranjeros en las unidades de inteligencias de esta nación.

 

El ministro puntualizó que desde el 22 de febrero pasado llegó a la base militar norteamericana de Manta, en la provincia de Manabí, un avión HC-130 de inteligencia de ese país, que de manera extraña comenzó a realizar operaciones nocturnas sin presencia de un oficial ecuatoriano.

 

El ministro señaló que esa aeronave despegó desde Manta la noche el 29 de febrero último y regresó a ese punto a las 04:00 hora local (09:00 UTC) del 1 de marzo, lo cual hace suponer su colaboración con el ataque realizado por fuerzas colombianas contra un campamento provisional de la guerrilla de ese país en Angostura.

 

Esa incursión generó una crisis diplomática entre Ecuador y Colombia, que desencadenó dos días después el rompimiento de las relaciones entre ambos países.

 

Ponce reveló la actuación irregular del coronel Mario Pazmiño, ex jefe de inteligencia del Ejército nacional, en la destrucción de evidencias cruciales para determinar aspectos importantes del bombardeo colombiano el 1 de marzo último.

 

El análisis de los procedimientos aplicados por inteligencia militar y en menor medida policial en torno a la agresión de Bogotá refleja la discrecionalidad de los sistemas de inteligencia y la ausencia total de control político sobre los procesos de recolección y sistematización de la información, aseveró.

 

Explicó además que las unidades de inteligencia y las operativas de la Policía mantienen una dependencia económica informal con los Estados Unidos para el pago de informantes, capacitación, equipamiento y desplazamiento.

 

Este sometimiento reafirma la existencia de redes internas que responden a los intereses de Washington, enfatizó al admitir que militares vendieron información sobre actividades en la frontera norte a agentes norteamericanos.

 

Se trata de dinero de Estados Unidos “para la compra de información”, que posiblemente era utilizada para la implementación del Plan Colombia, y por los servicios de inteligencia de Bogotá, concluyó.

 

acl/lgo PL-255

 

http://www.prensa-latina.cu/article.asp?ID=%7BACD1E894-904F-4658-B877-9544F77ECAF4%7D)

 

Revelaciones de penetración de la CIA acaparan atención ecuatoriana

 

Quito, 31 oct (PL) Las revelaciones de un informe oficial sobre la penetración de la Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos en Ecuador acaparan hoy la atención nacional.

 

Los resultados de esta investigación, realizada por un grupo cívico-militar, mostraron la desconexión entre el nivel político estratégico y los subsistemas de inteligencia de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, denunció la víspera el ministro de Defensa Javier Ponce.

 

Existen excesivos niveles de discrecionalidad de los organismos de inteligencia, lo cual se evidenció en el manejo de la información relacionada con el bombardeo colombiano a una zona norte ecuatoriana del 1 de marzo último, subrayó.

 

Al presentar aspectos del informe, reveló que los convenios normales de cooperación entre organismos castrenses de Washington y Quito sirvieron de cobertura a acuerdos informales que constituyeron claras formas de infiltración de la CIA en el servicio de inteligencia nacional.

 

El titular subrayó que militares nacionales vendieron información a agentes estadounidenses sobre la frontera norte, la cual pudo ser utilizada en el Plan Colombia o por el servicio de espionaje de este último país, aseveró.

 

Puntualizó que la Unidad de Investigaciones Especiales (UIES) de la Policía es prácticamente financiada y controlada por la embajada norteamericana en esta capital.

La UIES recibe recursos en el marco de un acuerdo verbal para todo tipo de suministros y sus miembros son seleccionados en buena parte por un equipo técnico de la propia embajada norteamericana, enfatizó.

 

Se trata –dijo- de una agencia creada a la medida e intereses de los organismos de inteligencias estadounidenses, agregó.

 

Ponce señaló que la UIES y la Dirección Nacional de Antinarcóticos (DNA) se presentan como los servicios más influenciados y penetrados, lo cual motivó que la Comisión recomendara la eliminación del primero y la reestructuración profunda del segundo.

 

Uno de los casos de penetración más evidentes fue el de la llamada red SWAT, lo que motivó la expulsión del país en el 2007 de la posible cabeza de esta organización, Leila Hadad Pérez, quien contaba con protección al más alto nivel y mantenía contacto con altos mandos castrenses, enfatizó.

 

Al referirse al bombardeo colombiano a la zona fronteriza de Angostura, el titular señaló que la CIA estaba en pleno conocimiento de lo que estaba ocurriendo ese día.

 

Destacó que una fuente de la embajada estadounidense en Ecuador llamó horas antes de ese ataque a un oficial nacional y le informó de manera concreta sobre esa acción militar.

 

En este caso se confirma la discrecionalidad del servicio inteligencia militar, el ocultamiento de información y la desaparición de evidencias para confundir al poder político, aseguró.

 

Ponce indicó asimismo la presunta colaboración entre Estados Unidos y Colombia en esa operación, pues los aviones de Bogotá no cuentan con la tecnología para lanzar las bombas utilizadas en esa incursión.

 

La Comisión encomendó al presidente ecuatoriano, Rafael Correa, realizar una reestructuración profunda de los organismos castrense de inteligencia, evaluar los convenios de cooperación y suspender y prohibir toda colaboración financiera internacional sin el aval del poder político.

 

Finalmente, se pide que la Fiscalía General inicie una indagación para determinar responsabilidades civiles, administrativas y penales en base a la información presentada en el informe.

 

lma/lgo PL-18