Conferencia Internacional

Categoría: No Bases Creado: Lunes, 17 Octubre 2016 12:08
Visto: 2101

Comunicación INREDH

 

Conferencia Internacional

 

B.    DOCUMENTO DE LA CONVOCATORIA


1.    Naciones Unidas. 


Siete semanas después de la rendición de la Alemania Nazi, el 26 de junio de 1945, cincuenta naciones firmaron en la ciudad de San Francisco (Estados Unidos) la Carta de la Organización de las Naciones Unidas, cuyo propósito fue resolver por vía pacífica los conflictos internacionales, con el objetivo de resguardar la paz, evitar las guerras y promover el desarrollo económico y social de los pueblos. 



En las últimas décadas, por un designio imperial, este logro de la civilización ha sido reiteradamente desconocido. El orden jurídico internacional fue sistemáticamente violado y el pacto militar de la OTAN se convirtió en maquinaria bélica al servicio de una política de dominación mundial. 

2.    Guerra Fría. 

El esquema geopolítico resultante dio lugar a la denominada “guerra fría ”, confrontación que durante cuatro décadas mantuvo al mundo en vilo, en una situación de equilibrio del terror con el grave riesgo de una tercera conflagración mundial y la previsible utilización de los arsenales nucleares existentes. 

El peligro global fue conjurado por la perseverante actividad en favor de la paz impulsada por fuerzas políticas progresistas, por movimientos sociales surgidos en todo el mundo y por la existencia de las Naciones Unidas como instancia moderadora supranacional.
 
Este período bipolar generó las condiciones para cuestionar la anacrónica dominación colonialista europea sobre los pueblos del Tercer Mundo y para posibilitar los procesos de liberación de las antiguas colonias. 

3.    La OTAN. 

El 4 de abril de 1949, diez países europeos más Estados Unidos y Canadá se asociaron en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), supuestamente dirigida a garantizar colectivamente la seguridad frente a una hipotética agresión armada, pero cuya única y mal disimulada finalidad era enfrentar a la URSS, para impedir la consolidación y expansión de un sistema alternativo al capitalismo. 

La respuesta a dicha medida fue el surgimiento en 1955 de su contraparte, el Pacto de Varsovia, integrado por la Unión Soviética y ocho países aliados de la Europa oriental. 

Cuando, a finales de la década de los '80 y principios de los ‘90, el colapso de la Unión Soviética , puso fin al mundo bipolar, muchos pensaron que con ello terminaba también la guerra fría y, en consecuencia, se inauguraba una nueva etapa donde perderían su razón de ser los bloques militares y la carrera armamentista. Nada más alejado de la realidad. El gobierno de los Estados Unidos intensificó su carrera armamentista e incrementó su política intervencionista a escala planetaria. 

Para ello decidió ampliar la OTAN y extender su presencia militar en todo el mundo, aumentando sus gastos militares para un despliegue bélico destinado a sustentar su estrategia de dominación. 

La OTAN ya convertida desembozadamente en el principal instrumento del expansionismo norteamericano, no dejó de incrementar su poderío militar, sus arsenales atómicos, sus bases y asentamientos militares en diversos países de los cinco continentes 

El punto culminante de este desborde armamentista fue el anuncio del gobierno de Estados Unidos entonces liderado por Ronald Reagan sobre la puesta en marcha de la llamada “Guerra de las Galaxias”, un plan para extender la militarización al espacio extra terrestre. 

4.    Las guerras preventivas y el unilateralismo. 

Se sucedieron las agresiones armadas, las invasiones militares y los bombardeos a poblaciones inermes, decididos unilateralmente por Estados Unidos, al margen de las Naciones Unidas y en abierta violación a todas las normas del derecho internacional. 

En algunos casos, ejecutados a través de sus propios efectivos militares, en otros utilizando las fuerzas de la OTAN y sus aliados, y en todos perpetrando agresiones alevosas que dieron principio de ejecución a la ilegal “doctrina de la guerra preventiva” proclamada por Washington contra quienes no obedecen a sus dictados. 

5.    La reactivación de la IV Flota 

El recrudecimiento de la estrategia estadounidense de guerra y dominación tiene su expresión más brutal con la administración Bush que aprueba un presupuesto militar sin precedentes en la historia, intensifica la instalación de asentamientos militares y bases misilísticas en todo el mundo, proclama la “doctrina de la guerra preventiva”, mantiene y extiende a la OTAN como brazo armado de su política guerrerista. y reactiva su IV Flota en el Atlántico, en las aguas profundas y también en los mares costeros y en los ríos de América Latina y el Caribe. 

Contraviene con ello todas las normas del derecho internacional y constituye una amenaza real contra los pueblos y gobiernos de la región que, afirmando su autodeterminación, buscan mancomunadamente nuevos caminos de unidad para consolidar la democracia, el desarrollo económico y el progreso social. 

6.    La Argentina , la OTAN y las Malvinas, 


Estos planes estratégicos de Estados Unidos destinados a afianzar el control político, económico y militar sobre nuestros territorios y sus enormes riquezas naturales, en un mundo sembrado de bases y otras formas de presencia militar norteamericana significan una provocación y una amenaza a los esfuerzos de integración latinoamericana y caribeña que vienen afirmando la voluntad de los pueblos de unirse para rechazar toda forma de tutela imperial. 

Además, nos obliga a no olvidar el papel asumido por los Estados Unidos y la OTAN en el apoyo a la Corona Británica durante la Guerra de Malvinas, decisivo para la muerte de centenares de nuestro jóvenes, que posibilitó la continuidad de la ocupación colonial y permitió la construcción en Malvinas de una gran pista de aterrizaje y una base militar con aptitud para armamento nuclear que convierte a nuestras Islas en fortaleza militar extranjera para el control del Atlántico Sur. 

7.    Ante el 60º aniversario de la OTAN convocamos a la lucha por la Paz. 

Frente a la conmemoración que proyecta realizar el gobierno de Estados Unidos y sus aliados militares el próximo 4 de abril, al cumplirse el 60º aniversario de la creación de la OTAN, denunciamos este instrumento bélico y convocamos a luchar por la paz en el Atlántico Sur y por el pleno reconocimiento de la soberanía argentina en los archipiélagos de Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur y de los mares adyacentes usurpados.
 
Las cumbres de América Latina y el Caribe celebradas simultáneamente en Salvador de Bahía, Brasil, el mes de diciembre de 2008, que incluyeron las diversas iniciativas gubernamentales como el MERCOSUR, la UNASUR , la inicial Reunión conjunta de los países de Sudamérica y el Caribe con Centroamérica (SICA), la del Grupo de Río que incorporó a Cuba, junto a la simultánea Cumbre de los Pueblos, le acuerdan a este momento histórico el carácter de punto de inflexión y nuevo marco pletórico de posibilidades de realización del añejo anhelo de unidad e integración de nuestros pueblos, con independencia de toda otra potencia ajena a la región. 

Por estas y otras razones que, seguramente, surgirán de los aportes y ponencias de los participantes en este encuentro, convocamos e invitamos a participar en la “Conferencia Internacional sobre la OTAN, La IV Flota de Estados Unidos y las Malvinas”, a celebrarse en la ciudad de Buenos Aires, República Argentina, el jueves 19 y el viernes 20 de marzo de 2009. 


C.    RESUMEN DE PONENCIAS DE ARGENTINA


Juan Roque – MPASSOL
Rina Bertaccini – Consejo Mundial por la Paz
Miguel Monserrat – APDH Argentina

Las organizaciones argentinas denunciaron las acciones de la OTAN en el marco de la guerra de las Malvinas y la construcción de una base militar de la OTAN en estas islas, con la que se proyectan hacia el control del Cono Sur de América y la Antártida.



1.    Historia de Las Malvinas

El 4 de abril de 1949, diez países europeos, Estados Unidos y Canadá se asociaron en la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN), supuestamente dirigida a garantizar la seguridad frente a una hipotética agresión armada.

Los cambios producidos en el escenario geopolítico mundial a finales de la década de los 80 y principios de los 90 determinaron el fin de la guerra fría y el mundo bipolar.

La esperanza de los pueblos en el advenimiento de un tiempo de paz se vio frustrada por el gobierno de Estados Unidos, quien con su intención de imponer su hegemonía militar intensificó la carrera armamentista e incrementó su política intervencionista a escala planetaria.

La OTAN, con la incorporación de nuevos miembros y una mayor radio de acción, se convirtió en el brazo armado del gobierno de Estados Unidos para sustentar su estrategia de dominación militar a través de invasiones, bombardeos y ocupaciones de países y regiones como Afganistán, Serbia y Kosovo entre otras aventuras bélicas.

Estados Unidos y sus socios intentan celebrar el 60ª aniversario de la OTAN con el propósito de otorgarle a esta estructura militarista un rol protagónico en el tablero político internacional, lo que implica desconocimiento y menoscabo de las atribuciones de Naciones Unidas, con grave riesgo para la paz mundial.

La administración de George W. Bush aprueba un presupuesto militar sin precedentes en la historia. Intensifica la instalación de asentamientos militares y bases misilísticas en todo el mundo, proclama la “doctrina de la guerra preventiva”, amplía y extiende la OTAN a los cincos continentes e instaura la tortura en cárceles clandestinas deseminadas  en diversos países, violando todas las normas del Derecho Internacional y del Derechos Humanitario.

La reactivación de si IV en le Atlántico, (en las aguas profundas y también en los mares costeros y en los ríos de América Latina y el Caribe), contraviene, una vez más el derecho internacional e instala una amenaza real contra los pueblos y gobiernos de la región, que afirman su autodeterminación nacional y buscan en forma mancomunada nuevos caminos de unidad para consolidar la democracia, el desarrollo económico y el progreso social.

En el año de 1943, Estados Unidos crea la VI Flota con el objetivo de contrarrestar en el Atlántico las fuerzas submarinas del “eje nazi fascista” durante la II Guerra Mundial. La reactivación actual fortalece su pretensión histórica, desde la doctrina Monroe (1823), de mantener a América Latina bajo su influencia, asimismo reafirma su alineamiento al fundamento teórico del Almirante Alfred T. Mahan, de fines del siglo XIX, referido a la necesidad de dominar los mares y océanos para controlar los flujos comerciales y garantizar la hegemonía militar en continente. 

El archipiélago de las islas Malvinas pertenece a la República de Argentina por incuestionables razones históricas, geográficas y jurídicas (estas islas fueron heredadas del Imperio Español y forman parte de la plataforma continental)

Las islas fueron usurpadas por Gran Bretaña en enero de 1933, como consecuencia de una previa invasión militar perpetrada por Estados Unidos, al fin de crear la situación propicia para convertirlas en un enclave colonial británico.

Este antecedente no da lugar a sorpresa sobre el papel asumido por los Estados Unidos durante la guerra de 1982, al quebrantar su compromiso con el Tratado Internacional de Asistencia Recíproca (TIAR), para dar pleno apoyo bélico y logístico a la anacrónica reacción colonialista británica.

Esta contribución a la usurpación, al igual que en el siglo XIX, resultó el factor decisivo para establecer la continuidad de la ocupación colonial y posibilitar la construcción de una gran pista de aterrizaje y una base militar con aptitud para armamento nuclear, que convierte a Malvinas en una fortaleza militar extranjera para el control del Atlántico Sur.
América Latina, a pesar del acoso y la agresión de Estados Unidos mediante sus bases militares (las existentes y las proyectadas) y la reactivación de su IV Flota en el Atlántico, sigue avanzando hacia su unidad e integración. Señalando nuevos rumbos para la superación de la crisis mundial del capitalismo financiero, en el marco de la lucha por la vida y por la paz, como prerrequisitos indispensables para la vigencia integral de los derechos humanos.



2.    La Base Militar de Mount Pleasant

La base militar de Mount Pleasant (que traducido significa Monte Agradable), se ubica a 60 kilómetros de Puerto Argentino, en el Atlántico Sur, ocupa la parte más llana de la Isla Soledad, cercana al mar y sin obstáculos para el desplazamiento de aviones y helicópteros. Como la extensión de la base es considerable, una red de avenidas comunica las diversas instalaciones: cuarteles, hangares, cuartos de operaciones, instalaciones subterráneas, la base aérea, dos barrios, uno separado del otro, uno para civiles y otro para militares británicos; un complejo de cines y bares y el aeropuerto militar.

En cuanto al equipamiento de que disponen en Mount Pleasant, es similar al que los efectivos británicos disponen en Irak y Afganistán.

El funcionamiento de la base demanda al Reino Unido, alrededor de 150 millones, según consigna un artículo del diario “La Nación”, del 7 de abril de 2007. Un precio no demasiado alto para el objetivo declarado de “proveer seguridad a los territorios de ultramar en el Atlántico Sur” y un negocio redondo para la Corona Británica, teniendo en cuenta las enormes ganancias que obtiene de la ilegal adjudicación de licencias de pesca y explotación de otros recursos naturales en la zona.

Un dato revelador, consignado en el diario “El Malvinense”, del 23 de enero de 2009, es que el 7% del presupuesto de la OTAN está destinado a las Malvinas.   

La inversión en la Base de Mount Pleasant es de 661 millones de dólares; se han instalado silos y rampas de lanzamiento de armas nucleares, se ha ampliado la pista de Isla Soledad para permitir el aterrizaje y despegue de aviones de gran porte, aptos para trasladar soldados y equipos en maniobras de despliegue rápido. Los buques y naves que van y vienen de Gran Bretaña, vía Isla Ascensión, son portadores de armas nucleares.   

Esta base se terminó de construir en 1985, en ella operan permanentemente 1.500 militares y 500 civiles británicos. Los contingentes se renuevan periódicamente. Algunos soldados vienen de combatir en Medio Oriente y permanecen aquí por seis meses.

La población de las islas es de 2.500 habitantes, entonces apenas es mayor que los británicos relacionados con la Base.



3.    La IV Flota para el control de América Latina


Noticia en Argentina: “Un portaaviones nuclear norteamericano participará de un ejercicio con unidades de la Armada en aguas argentinas. A partir del 5 de mayo, el poderoso navío George Washington, junto con su grupo de buques de apoyo, participará del adiestramiento Gaucho-Gringo 2008. Es la tercera vez en los últimos 20 años que un portaaviones de Estados Unidos realiza un operativo en la Argentina.” Diario La Nación.

Se puede decir que es lógico que los Estados Unidos hagan tamaña movida, pero no resulta lógico que gobiernos progresistas que han tomado cierta distancia de Estados Unidos y que promueven la integración sudamericana, firmen convenios en la oscuridad con el país del norte y callen ante la evidencia de las intenciones norteamericanas.

Hablar del imperialismo es hasta sencillo, pero realizar un análisis de los gobiernos de nuestra región no lo es en absoluto. Los Estados Unidos tienen una política ofensiva para el mundo, y cuentan en su haber con sendos fracasos y mucha, pero mucha inmoralidad. En cambio en la región quizás solo Brasil tenga una política global, pero el resto de nuestros países, en líneas generales tienen más que fracasos o victorias, contradicciones.

Nunca en la historia reciente de Sudamérica hubo tantas reuniones entre presidentes. Nunca hubo tanto interés, al menos en el discurso, de formular propuestas de integración regional. Nunca un presidente de los Estados Unidos salió con la cola entre las patas como lo hizo George W. Bush en Mar del Plata en noviembre de 2005.

Estados Unidos ahora quiere reflotar la Cuarta Flota (imperial) El objetivo central será la seguridad, según adelantó el comandante de las fuerzas navales del Comando Sur, el contralmirante James Stevenson. Servirá, dijo, para enviarle un mensaje a toda la región, no sólo a Venezuela.

"La flota podría aportarle más relevancia a la zona y aumentar nuestra capacidad para actuar", explicó Stevenson al diario El Nuevo Herald. Se tiene previsto que esta flota tenga bajo su "responsabilidad" a más de 30 países, cubriendo 15,6 millones de millas cuadradas, enfocándose en las aguas adyacentes a Centro y Sudamérica, el Mar Caribe, sus 12 islas y territorios europeos de ultramar, el Golfo de México y una porción del Océano Atlántico. Que atentos.

Esta flota está formada convencionalmente por escuadrones o divisiones, que pueden operar sobre lo que ellos llaman "aguas azules" (océanos), "aguas verdes" (litorales) o "aguas marrones" (fuerzas costeras o fluviales), mientras las task forces (fuerzas de tarea) son grupos especiales que se forman para conducir operaciones especificas. Así las cosas.

Los Estados Unidos nos presentaran en este caso específico el nuevo súper portaaviones George H. W. Bush, este es el último de la clase Nimitz, con propulsión nuclear y armamento de destrucción masivo, es decir nuclear, que pronto quedará anticuado porque ya está en marcha uno nuevo que construye la multinacional estadounidense de armamento y tecnología bélica Northrop Grumman Newport News, el astillero mas grande del país, el Portaaviones USS Gerald Ford, será el primero de una nueva clase, con tecnología stealth (invisible a los radares) y armas electromagnéticas.

Pero volvamos a nuestras propias contradicciones. Nuestros gobiernos firman convenios con los Estados Unidos, tal el caso de la Argentina con el adiestramiento “Gaucho-Gringo 2008” o el Unitas Fase Atlántica, o el Panamax, entre otros. El convenio actual es con un gobierno del que se ha tomado “distancia”, es un gobierno que implementa la “tortura humanitaria” (“para salvar miles de vidas”) que practica un programa secreto de interrogatorios y encarcelamientos de sospechosos de terrorismo, que incluye el empleo de los métodos más duros, entre ellos la privación de sueño, insultos, amenazas, el uso de drogas y simulacros de asfixia con agua, es decir que usa métodos ahora legales en los Estados Unidos porque son parte de la nueva legislación antiterrorista y que pretenden imponer en el resto del continente para homogenizar la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico.

Se firma un convenio con los Estados Unidos en el momento en que ellos demuestran con su polifonía de intervención en la región, de dar claras señales a Rusia, China, India y al propio Brasil que no le dejarán el terreno abandonado, no dejarán su patio trasero libre. Mientras tanto, por acá siguen los discursos de integración y de cooperación regional en momentos en que el gobierno de Luís Ignacio Lula da Silva impulsa con fuerza la creación de un consejo sudamericano de defensa, cuyas líneas serán presentadas oficialmente próximamente.

Para ser honestos hay que decir que para los funcionarios estas no son contradicciones, son pues, líneas de trabajos paralelas y que entre ejercicios y encuentros, la Argentina busca un punto de equilibrio entre los dos pesos pesados del continente.

No se puede aceptar tamaño artilugio discursivo.

Nuevas leyes antiterroristas, intercepciones de comunicaciones, nueva tecnología de combate, e inmunidad a soldados norteamericanos serán la agenda próxima. A modo de ejemplo, hace unos días el gobierno de la provincia del Chaco, Argentina, ha dado explicaciones para tranquilizar a los intranquilos de siempre, que el convenio con la embajada norteamericana que habilitó a efectivos del Comando Sur a operar en su territorio no tiene nada de malo, solo se dedican a realizar estudios topográficos, sociales, sobre los recursos naturales, es decir; inteligencia en general, pero con el pretexto de ayudar a una dirección de emergencia local a combatir un supuesto desastre o catástrofe ambiental. A estos operativos se los denomina Operativos Nuevos Horizontes; son, según el Comando Sur Naval de Estados Unidos, “misiones de ayuda humanitarias y civiles diseñadas para promover la buena voluntad y mejorar las relaciones entre Estados Unidos y la nación organizadora.

No estamos entonces ante un problema de políticas paralelas, estamos ante un peligro generado por políticas contradictorias. Una vez más los hechos son superiores a los dichos, pues los actos hablan de lo que somos y hacia donde vamos, sin embargo no perdemos las esperanzas sostenemos que los mandatarios son producto de sus pueblos, y creemos que los pueblos del continente anhelan la integración regional y por ello celebran los anuncios de unidad. Dependerá sin duda que los pueblos no bajen los brazos, y que demanden a sus representantes menos contradicciones y más lógica integracionista.


D.    RESUMEN DE PONENCIAS DE PERU


Acción Internacional por la Paz – Guillermo Burneo 

El estudio del prestigiado grupo británico de investigación “Opinion Research Business, (ORB)”, establece que más 1,2 millones de iraquíes han recibido una muerte violenta como resultado de la invasión iniciada en 2003. En el año 2006, el promedio fue de 10.000 muertes por mes, o más de 300 iraquíes por cada día.

El informe del 2007 de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) reportan que casi cinco millones de iraquíes han sido desplazados por la violencia, la mayor parte huyó de su país desde el inicio de la invasión. Así mismo, 2,4 millones abandonaron sus hogares por áreas más seguras dentro de Irak; 1,5 millones se fueron a vivir en Siria y más de un millón a Jordania, Irán, Egipto, Líbano, Turquía y los Estados del Golfo Pérsico.

Entre las muchas atrocidades ocasionadas por la invasión y agresión, destacan los centros de tortura de Guantánamo; Campo Cropper, en el aeropuerto de Bagdad, la de Abu Ghraib y otras.

El responsable de estos actos criminales es George Bush, ex Presidente de los Estados Unidos. Sin el mayor de los escrúpulos invadió, agredió, bombardeó y arrasó pueblos en Irak y Afganistán, violentando los derechos humanos y la legislación internacional. 

Por esa razón, cuando vino al Perú para participar en la reunión de la APEC, se consideró su presencia como un agravio a nuestro pueblo, que ha padecido semejantes hechos durante el fujimorato. No fue grata, sino indignante y provocadora su presencia.

George Bush debe estar sentado frente a la Corte Penal Internacional, semejante a la de Nuremberg, para que sea juzgado por crímenes en contra de la humanidad, crímenes de guerra y guerra de agresión.  

En los últimos meses, los Estados Unidos ha creado el Comando Regional para el África (AFRICOM) con sede en Marruecos; ha reactivado la IV Flota con 9 navíos, bajo el mando del portaviones George H.W. Bush, equipado con armas nucleares (armas de destrucción masiva) y 90m aviones de guerra, bajo el pretexto de combatir el terrorismo y las actividades ilícitas, como el narcotráfico. 

El Comando Sur ha emprendido una restructuración que le facilite operar en el continente, entre ellos, el “Partnership of Americas”.

En Sudamérica avala sin tapujos la agresión del gobierno de Uribe al Ecuador. Negocia, entre bambalinas, el traslado de la Base de Manta hacia el Perú con el gobierno de Alan García, quien desde que asumió la presidencia ha dispuesto que nuestro territorio patrio sea la sede de los ejercicios militares de la tropa terrestre, aérea y naval de los Estados Unidos. Por ello el gobierno de García ha firmado el acuerdo para la instalación de la “Academia Regional de Law Enforcement (Aplicación de la Ley)”, un símil de la escuela de las Américas.

Este despliegue militar busca intimidar a nuestros pueblos y gobiernos que no se han sometido a sus intereses. A su vez, nos asegura tiempos de destrucción similares a los que ahora viven Irak, Afganistán y Somalia. Es una legión pirata que únicamente le interesa nuestras riquezas. Está entonces en nosotros, los pueblos, en demandar a nuestros gobiernos no permitir que esta tropa pirata pise nuestros territorios, y menos aún que se apropie de nuestros recursos.

Acciones del ejército estadounidense en el Perú:

 

AÑO

MES

MOTIVO

UNIDADES

MILITARES

2006

Agosto - Septiembre

Ejercicio combinado conjunto de Acción Cívica Humanitaria “Nuevos Horizontes 2006”

Comando Sur del ejército de los EEUU (USARSO)

1031 militares

Octubre

Entrenamiento de despliegue contra el narcoterrorismo

Brigada Ayacucho

7 comandos

2007

Febrero

Ejercicio Halcón - Cóndor

F16                   E-3A

AWACS           C-130

C-17                  KC- 135

B-52                  B1

8 aviones

Febrero - Abril

Entrenamiento en guerra de superficie, guerra antisubmarina y aérea

USS Robert Bradley (FFG-499)

USS Boutwell (WHEC-719)

USS Munro WHEC-724

3 navíos

Mayo Septiembre

Ejercicio combinado de entrenamiento con personal de la Fuerza Aérea del Perú

Rifle M4

Pistola

Mira óptica

Visor PBS 7

Visor PBS 14

Equipo de comunicación

8 comandos

Junio – Julio

Ejercicio de amistad y cooperación de las Américas

USS McClusky (FFG-71)

USS Pear Harbor (LSD-52)

USS Mitscher (DDG-57)

USS Samuel (FFG-58)

224 tripulantes

361 tripulantes

380 tripulantes

240 tripulantes

         

 

 

 Perú: Plataforma militar multiuso al servicio de los Estados Unidos

Guillermo Burneo Seminario 


“Se va a aprobar el Tratado de Libre Comercio  porque eso le conviene a  la  política estratégica norteamericana  y no sólo al Perú”, declaró  Alan  García en Washington,  en octubre de 2006, luego de haber amenazado durante la campaña electoral, con retirar la firma del presidente Toledo de este mismo tratado. Que el TLC  está preñado de asimetrías,  nadie lo duda.  Basta mirar la realidad  económica y social de México, para deducir lo que le  espera al Perú.  Pero lo que no es de conocimiento público ni escrito, es que también debe existir algún tipo de   acuerdo  militar  entre   Estados  Unidos y  Perú, como contrapartida al TLC, que  convierte a nuestro país en Plataforma Militar Multiuso  para conveniencia de la “política estratégica norteamericana”, tal  como lo   evidencian los siguientes  acontecimientos. 

Cronología de autorizaciones de ingreso de militares, navíos y aviones  de los  Estados  Unidos  al Perú

Año 2006


Una vez electo presidente Alan García  el 4 de junio, el Congreso de la República de ese entonces,  en sesión expedita del 19 de junio de 2006,  desempolvó y aprobó la solicitud de autorización del Ejercicio Combinado de Entrenamiento Conjunto y de Acción Cívica Humanitaria denominado ‘Nuevos Horizontes 2006’,  pendiente desde el año 2005.  En adelante,  el Ejecutivo solicita con “carácter de urgencia” una seguidilla de autorizaciones de ingreso de tropas, navíos y aviones  norteamericanos.

En agosto y septiembre ingresan las fragatas USS Thach FFG-43,  USS Stephen Groves FFG-29 y  la USS CurtsFFG-38, bajo el considerando de visita operacional y del ejercicio PASSEX. En octubre de este mismo año,  a  solicitud del Poder ejecutivo y con “carácter de urgencia”, el Congreso del Perú  autorizó  el ingreso de 7 comandos militares norteamericano para realizar un entrenamiento de despliegue Contra Narcoterrorismo (CNT-006W) con personal de la Policía Nacional del Perú.  En  este mismo mes, la Embajada de los  Estados Unidos licita  para el programa NAMRID, dos laboratorios de Bio Seguridad Nivel 3.  En diciembre, se autoriza el entrenamiento de despliegue Contra Narcoterrorismo (CNT) con personal de la Infantería y Fuerzas Especiales de la Marina de Guerra. 

Año 2007


Se inicia este año  autorizando  el ingreso de un comando para  entrenamiento de despliegue Contra Narcoterrorismo (CNT-007W)  para personal del Ejército y Policía nacional.  También de otro comando para realizar actividades de apoyo informativo con personal de Ejército, la Marina de Guerra del Perú y  la Policía Nacional del Perú.  En febrero, el Ejecutivo “solicita con carácter de urgencia” a la  Comisión Permanente del Congreso,  dos autorizaciones de ingreso.  La primera, con el objeto de autorizar el ingreso de 17 aviones de guerra (  F16, E-3A AWACS, C-130,C-17,KC-135,B-52,B-1), para el ejercicio Halcón-Cóndor 2007, que en palabras de la Ministra Consejera Phylis Powers, de la Embajada de los Estados Unidos, tiene como objeto,  “fortalecer la cooperación regional,  así como incrementar el aprendizaje, planificación, coordinación y ejecución de misiones  similares, con el objetivo y la promesa de los Estados Unidos, de colaborar en la defensa de la región”. La segunda,  para el ingreso  de los  navíos   USS Robert Bradley (FFG-49), guardacostas “Boutwell” (WHEC-719) y “Munro”(Whec-724), para el  “entrenamiento en guerra de superficie,  guerra antisubmarina y aérea”,  desde el 20 de Febrero hasta el 23 de Abril  . 

Otras autorizaciones semejantes,  autorizan el ingreso de la fragata misilera  Mcnerney FFG-08 (enero), guardacostas  Hamilton WHEC- 715 (febrero);   USS Pearl Habor  LSD-52, USS Mitscher DDG-57y USS Samuel FFG-58 (julio);  Halyburton FFG40 (mayo), USS McClushy FFG-41 y  USS Klakring FFG42 (ambas en junio).

En mayo,  nuevamente se autoriza  el ingreso de personal militar de los Estados Unidos del 20 de mayo al 30 de septiembre de 2007,  para realizar un Ejercicio Combinado de Entrenamiento (CNT 006/3W) con personal de las Fuerzas Armadas del Perú.  Este ejercicio es el mismo que se autorizó en octubre y diciembre del 2006 y en enero del 2007, despliegue Contra Narcoterrorismo.

En el décimo mes del año se autoriza el ingreso de la USS Simpson FFG-56 y la USS Dewert FFG-45, para “afianzar los lazos de amistad y reciprocidad  existentes entre la Marina de Guerra del Perú y la Marina de Guerra de los Estados  Unidos de América”.  En este mismo mes se autoriza el ingreso de personal militar de los Estados  Unidos, del 15 de octubre de 2007 al 5 de enero de 2008, para realizar actividades militares de apoyo informativo con personal del Ejército y la Marina de Guerra del Perú.  En el mismo mes, nuevamente, se autoriza la repetición del Ejercicio Combinado de Entrenamiento (CNT 006/3W), del 15 de Octubre  de 2007 al 5 de enero de 2008,  para el personal de la Policía Nacional del Perú.

Y para culminar el año, en diciembre se autoriza tres  ingresos, mediante la Resolución Legislativa Nº 29170: para realizar el Ejercicio de Campo (FFT) y el Ejercicio de Entrenamiento Conjunto (CNT-006/4w), del 2 de enero al 30 de septiembre de 2008; y para continuar realizando actividades militares de apoyo informativo, del 6 de enero al 30 de septiembre de  2008.

Año 2008

En marzo ingresa la fragata USS Crommelin FFG-37, para Reabastecimiento de combustible  y descanso de la  tripulación.  En abril, se amplia el Programa de actividades operacionales del año 2008 de  la Marina de Guerra del Perú, autorizando el reingreso en mayo, de la Crommelin FFG-37 (dos veces el mismo mes ),   USS Mcinerney FFG-8,  USS McClushy FFG-41,  USS Boone FFG-28, USS De Wert FFG-45 y USS Boxer LHD-4. En junio, reingresan por segunda vez la USS Mcinerney FFG-8, de la USS McClushy FFG-41,  la USS Boone FFG-28 y de la USS DE Wert FFG-45. En agosto nuevamente por tercera vez reingresan la USS Mcinerney FFG-8, de la USS McClushy FFG-41, de la USS Boone FFG-28 y de la USS DE Wert FFG-45. En septiembre reingresa por cuarta  vez,  la USS Boone FFG-28, de la USS DE Wert FFG-45. Como parte de la operación UNITAS 2008, en junio ingresaron los destructores USS Farragut DDG-99 y USS Forrest Sherman DDG-98 y la fragata USS Kauffman FFG-59.

Año 2009

En enero de este  año,  para  coronar la faena y con un enfoque de programa único e integrado, el gobierno aprista presidido por Alan García, dispone  en única  Resolución Legislativa Nº 29315,  el ingreso de unidades y  personal militar para  Reabastecimiento de combustible  y descanso de la tripulación del USS Rodney M. Davis  FFG-60 (febrero, julio y diciembre); USS Underworod FFG-36 (marzo); USS Simpson FFG-56 (abril y octubre); USS Smuel B. Roberts FFG-58 (abril y julio); USS Gary FFG-51 (mayo); USS Ford FFG-54 (mayo y junio): USS Vandergrif FFG-48 (julio); USS Carr FFG-52 (agosto); USSHawes FFG-53 y crucero misilero Ticonderoga” (septiembre); USS Mcinerney FFG-8 (noviembre y diciembre). 

Esta misma resolución incluye también la autorización de ingreso del personal militar de los Estados Unidos   para llevar a cabo el ejercicio Equipo de Entrenamiento de Campo (FTT), (enero, mayo  y septiembre)  por un periodo de 150 días cada vez; los Entrenamiento de Ataque en Tierra y Operaciones Subsecuentes –LASO (marzo ) y para el Equipo de Apoyo Informativo  (abril y octubre) por un periodo de 200 días cada vez. 


Cambio de la legislación para facilitar el ingreso de  la tropa de los Estados Unidos 

Encandilado con Bush,  García  nos comunica que  Bush es “humano y generoso” y como una muestra de su complacencia, en noviembre de 2006, modifica el Artículo 5º de la Ley Nº 27856, Ley de requisitos para la autorización  y consentimiento para el ingreso  de tropas extranjeras en el territorio de la República.   Este artículo estipulaba las consideraciones por la cuales se debía permitir el ingreso de personal militar extranjero sin armas de guerra, “por razones protocolares de asistencia cívica, actividades académicas de entrenamiento o similares”.  Mediante la Ley Nº 28899 se cambió y amplió a “actividades de asistencia cívicas, de planeamientos de futuros ejercicios militares, académicas de instrucción  o entrenamiento con personal de las Fuerzas Armadas Peruanas o para realizar visitas de coordinación o protocolares con autoridades militares o con el Estado peruano”.
Este mismo Artículo  Nº 5  especificaba que quien autorizaba dichos ingresos era  “el Presidente de la República, mediante Resolución Suprema, refrendada por el Presidente del Consejo  de Ministros, el Ministro de Defensa y el Ministro de Relaciones Exteriores, dando cuenta a la Comisión de Defensa Nacional del Congreso de La República...”.  Ahora, con la modificatoria del artículo,  indica que  “es autorizada por el Ministro de Defensa,  mediante resolución ministerial, con conocimiento del Presidente del Consejo de Ministros, quien da cuenta al Congreso de la República…” .  
Es así que el Ministerio de Defensa, el  13 de mayo,  autoriza el ingreso de  83 militares (sin armas),  “ para participar en las distintas fases de realización del mencionado ejercicio de Acción Cívica humanitaria”,   bajo el considerando ” de contribuir al desarrollo social de la zona (Región Ayacucho)  y mejorar el entrenamiento  combinado  conjunto de unidades militares de los Estados Unidos y del Perú”


 Con fecha del 22 de mayo, el Diario  El Peruano   publica la Resolución Legislativa  Nº 29234, que  autoriza el “ingreso al territorio nacional de personal militar de los Estados Unidos  de América entre el 23 de mayo  y el 10 de septiembre  de 2008 como máximo, en forma rotativa…..” de 111 militares con 111 armas (rifles, pistolas, mg). Entre  los militares autorizados a ingresar  por  esta Resolución Legislativa, son nuevamente  incluidos 21 militares,  que fueran ya autorizados a ingresar “sin armas” el 13 de mayo,  por el ministro de defensa., bajo el argumento que ” no irroga gasto alguno al Estado peruano..…será íntegramente financiado por los Estados Unidos”. En subsiguientes  fechas, este mismo ministerio da las respectivas autorizaciones para el ingreso “sin armas” de 158 militares (20 junio), 27 militares (27junio) y 213 militares (11julio).


Cuando se debatía esta resolución en el Congreso,  la presidenta de la  Comisión de Defensa,  Mercedes Cabanillas,  manifestó su aprobación diciendo “que no habría unidades de combate estadounidenses, que las armas reglamentarias que ingresarían al país —que eran de bajo calibre— serían almacenadas bajo la custodia de personal de la Policía Nacional y de las Fuerzas Armadas del Perú y que de ninguna manera se trataba de la instalación de una base militar”.


Para el ministro de defensa y  parlamentaria  Cabanillas,  estos vendrían  a realizar “ejercicios de footing” en las alturas de nuestros andes, gastando miles o millones de dólares, con la condición de dejar  “almacenadas bajo custodia sus armas”, argumento que en un inicio puede parecer jocoso,  pero resultó   indignante para toda la nación, en particular para el pueblo de Ayacucho, que rechazó la presencia de la tropa USA con el  paro del 9 de julio. 
Lo evidente es que el Ministerio de Defensa está “jugando en pared”  con el Congreso de la República,  con el objetivo convertir al país en territorio de ejercicios militares de la tropa de los Estados Unidos.  Uno autoriza el ingreso de personal militar sin armas, el otro autoriza el ingreso de las armas.


Destaca aquí el rol de Antero Flores Araoz,  quien fue  embajador del Perú en la OEA  por un año, periodo en que fue adoctrinado  en la llamada lucha contra el “narcoterrorismo”, eufemismo  de matriz norteamericana utilizado en la  instrumentación del Plan Colombia y el Plan México.  En el Perú, Flores Araoz es el operativo de esta doctrina.  Es el impulsor de las acciones militares en el VRAE,  valles en los que se siembra la hoja de coca.  A su vez, comanda las acciones conjuntas con Colombia en el río Putumayo  esto es, el involucramiento del Perú en el Plan Colombia.


Es la persona que no  escatima esfuerzos  en salir como portavoz  del gobierno, rechazando el ofrecimiento del gobierno alemán para construir un Museo de la Memoria, el cual albergaría la exposición Yuyanapaq (Para Recordar).  Muy acorde a su pensar racista y  neo fascista, no escatima en comparar al ciudadano de los andes con las “las llamas y vicuñas” y  por otro lado declarar que  “tenemos que bregar para que, en el futuro, no llegue el antisistema”. 
Aeródromo, base antinarcóticos, criminalización de la protesta social, persecución de dirigentes políticos y “chuponeo”.


Quien fuera comandante general del ejército hasta el año pasado, informó que estaba  coordinando con los Estados  Unidos para la construcción de un aeródromo en Pichari, Ayacucho, zona que comprende a los valles Apurimac y Ene - VRAE, valles en donde se siembra la hoja de coca y  a su vez, son una vía de ingreso a la selva del centro del Perú.  Las precisiones y aclare a esta declaración no se dejaron esperar.


Al día siguiente, la presidenta de la comisión de defensa del Congreso, Mercedes Cabanillas, nos dice que “solicitará información por escrito al Ministro de Defensa sobre el proyecto” y la  vocera de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Bárbara Rocha confirma que “ como parte de su programa corriente ,…asistirá al ministerio en la realización de obras de actualización  de una instalación militar peruana...para  “ayudar a cubrir la necesidades de nuestros militares construyendo una clínica médica y mejoras de la infraestructura de la instalación (militar)”.


A los pocos días el que fuera  jefe de la Quinta Brigada de Montaña del Cusco, hoy Comandante General del Ejército Gral, Jorge Carcovich Cortelezzi  declara “que se está evaluando permitir la instalación de tropas norteamericanas  en las zonas más pobres de la Ciudad Imperial “.
En febrero de este año, el defenestrado ministro del interior Remigio Hernani, nos anuncia que se construirá una base antidroga en Piura, al norte del Perú, por lo que se estaría buscando  “apoyo externo para poder hacer esta base.  Nosotros no tenemos presupuesto pero hay que buscar iniciativas que nos permitan conseguir esto”.  La  base estaría relativamente cerca al puerto de Salaverry,  La Libertad,  puerto de destino para Reabastecimiento de combustible  y descanso de la  tripulación de los navíos de los Estados Unidos.


La criminalización de la protesta social  no ha estado ajena al gobierno aprista.  El 2008 se han expedido decretos legislativos que amplían  el plazo de detención preventiva  violando la libertad individual y el derecho a ser juzgado en un plazo razonable (DL 983); permitir a los  policías y militares usar libremente sus armas contra manifestantes, causar muertes y lesiones y no responder por ello (DL 982);  detener sin mandato judicial, actuar  sin  presencia del fiscal y  sin que éste pueda evaluar la legalidad de dichas diligencias (DL 989).


Acorde con estos dispositivos, cuando retornaban de Quito, se detuvo  a 7  participantes del  congreso de la Coordinadora Continental Bolivariana (CCB);  se  inicia la “casería  de bruja” contra la llamadas Casa del Alba y  se hace “hablar“, en coordinación con Colombia , a la computadora de Raúl Reyes, disponiendo la captura de 13 dirigentes nacionales de izquierda, quienes no fueron capturados , gracias al la denuncia que hiciera el diario La Primera.  Y para coronar la faena, lo que en un inicio parecía  ser interceptación telefónica entre empresas del petróleo,  ahora resulta ser una tercerización de servicios de inteligencia de la marina a cargo  de Business Track SAC,  empresa con indicios de ser auspiciada por la CIA..  


ILEA


Desde el 2002, el Departamento  de Estado de los  EEUU, ha estado negociando con el gobierno de Toledo la  implementación de  International Law Enforcement Academies  (ILEAs). Pero es el gobierno aprista quien formaliza el establecimiento  Centro Regional de Capacitación para el Cumplimiento de la Ley (ILEA), en  Mayo de 2008, regularizando y formalizando así,  las actividades que se venían realizando desde el  2006  en las instalaciones del Casino Club de la Policía, en La Molina, Lima, bajo el considerando de   “mejorar la capacitación y formación de personal especializado peruano y de La región en la lucha contra la delincuencia organizada,  el narcotráfico y el terrorismo internacional”.


Para el Departamento de Estado de los  Estados Unidos el  “Centro Regional de Capacitación (RTC) es  una planta asociada a la red mundial de ILEAs , no se identifica como "ILEA Lima", pero opera bajo la bandera de la ILEA en América Latina.  Un no-residente del Programa designado por el Administrador de Gobierno de los Estados Unidos es responsable de todos los aspectos del programa.  La RTC ofrece cursos avanzados especializados (1-2 semanas) a un nivel de control público de los agentes de policía, fiscales y funcionarios judiciales sobre la base de las necesidades específicas adaptadas a las circunstancias particulares de los países andinos y del Cono Sur regiones Perú, Argentina, Bolivia, Chile, Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay y Uruguay”. 

El  propósito de esta academia para los Estados Unidos es  “mejorar la coordinación, fomentar la cooperación y en su caso, facilitar la armonización de las actividades de aplicación de la ley dentro de las regiones, de forma compatible con los intereses de los  EE.UU.”.   En cambio para  el reverendo Roy Bourgeois, promotor de la campaña por el cierre de la Escuela de las Américas,   “el papel de esta escuela (ILEA) es el mismo diseño que el de la Escuela para las Américas, que antes estuvo en Panamá  y ahora está en Fort Benning, Georgia, Estados Unidos, y es para proteger los intereses de los Estados Unidos.  La International Law Enforcement Academy (ILEA), es un obstáculo para la democracia, un obstáculo para los derechos humanos, su papel, como lo fue el de las Escuela para las Américas  durante muchos años, es para controlar al pueblo”.


Perú, enclave norteamericano


La decisión soberana del Ecuador de cerrar la base de Manta,  tiene  como correlato, no el traslado de esta base al Perú, sino que el Perú se constituya en una  base de  Plataforma Militar Multiuso al servicio de Estados  Unidos.  También que Colombia formalice el uso libre de sus bases  aéreas para la aviación norteamericana.  Ahora, son dos las cabeceras de playa en Sudamérica al servicio de los intereses de los Estados Unidos.
Las acciones y medidas descritas anteriormente,  son parte de un engranaje que es posible  sólo si se cuenta con el beneplácito  del gobierno de turno.  En el Perú, el gobierno aprista de Alan García compite con Álvaro Uribe, en quien  es más servil.
Modificar y adecuar la legislación nacional,  criminalizando la protesta social e instalar la ILEA en el Perú, son las caras de una misma moneda: reprimir y sentenciar al pueblo y dirigentes.


Abrir nuestros puertos  para el Reabastecimiento de combustible  y descanso de la  tripulación,  es  darle albergue a la IV Flota de los Estados  Unidos.  Convertir el territorio  patrio  en campo de ejercicios de la tropa norteamericana, es atentar contra la unidad sudamericana. Y consentir el ingreso de comandos de entrenamiento, apunta contra la lucha social  y política del pueblo peruano.  Abastecer con  mercenarios en Irak y  recibir  4 millones de dólares del Departamento de Estado por destacar un batallón militar en Haití, sólo demuestra que ambos actos son iguales: una acción mercenaria.   


La Estrategia Militar Nacional de 1977, norteamericana, demandaba acceso al aire y mar, por que “nuestras fuerzas necesitan acceso a infraestructura  de apoyo en EEUU y en el  exterior para proyectar nuestro poder en tiempos de crisis”.  El Perú le ha brindado sus aires, mar y territorio. Esto incluye sus riquezas naturales, la biodiversidad, minerales y el agua.  Y todo, gracias a la matriz  “narcoterrorismo”, que permite a los Estados Unidos ingresar, operar y quedarse en el país anfitrión.  Y todo por que eso le conviene a la  “política estratégica norteamericana”, según  Alan García.


E.    DECLARACIÓN DE BUENOS AIRES
 
Nosotros, representantes de organizaciones y movimientos sociales, políticos y culturales de Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba, Ecuador, España, México, Perú y Uruguay, reunidos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina, los días 19 20 de marzo de 2009 asumimos plenamente los términos de la Convocatoria a la Conferencia Internacional sobre la OTAN, la IV Flota de Estados Unidos y las Islas Malvinas.
 
Con el apoyo de personalidades y movimientos de diversos países y el significativo acompañamiento de organizaciones y redes como el Consejo Mundial por la Paz, la red de Serpaj América Latina, la Alianza Social Continental, la Red de Jubileo Sur, la Red Internacional No Bases, nos sumamos al conjunto de organizaciones populares que en Europa y otras regiones condenamos el accionar de la OTAN desde su creación hace sesenta años como brazo armado de los proyectos imperiales de dominación, que se proyecta hasta nuestros días como un peligro real para las aspiraciones de paz y justicia de los pueblos del mundo. Reclamamos la disolución de la OTAN así como de cualquier tipo de alianza militar agresiva.
 
Rechazamos los objetivos que se encarnan en la reactivación de la IV Flota de guerra de Estados Unidos en nuestra región, a la par que proclamamos la soberanía de cada uno de  nuestros pueblos sobre los respectivos territorios, costas y mares aledaños tanto para el aprovechamiento de sus  bienes naturales y la preservación del medio ambiente como en relación a las decisiones políticas que cada pueblo tiene derecho a asumir sin injerencia externa alguna.
 
Exigimos poner fin a la ocupación colonial que la Corona Británica sigue ejerciendo en los archipiélagos de Malvinas, Georgias del Sur y Sándwiches del Sur ignorando las resoluciones de la ONU que instan a Gran Bretaña a entablar negociaciones pacíficas para restablecer la soberanía argentina en estas Islas. Expresamos nuestra profunda preocupación por la instalación en la Isla Soledad de la Fortaleza Malvinas, una gran base de la OTAN con aptitud nuclear y sofisticado equipamiento militar que constituye un grave peligro para la paz en la región y cuya presencia y actividad contradicen abiertamente la Resolución de las Naciones Unidas que exhorta a convertir el Atlántico Sur en Océano de paz. Reclamamos el desmantelamiento de la Fortaleza Malvinas y de todas las bases militares extranjeras que conforman una red mundial de espionaje y militarización de nuestros países y un peligro real para nuestras vidas.
 
Apoyamos y alentamos la participación activa en la Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia que, entre el 2 de octubre de 2009 y el 2 de enero de 2010 se desplegará en los cinco continentes para decir No a las armas nucleares y para exigir el retiro de las tropas de ocupación extranjera de todos los países.
 
En este 60º aniversario de la OTAN proclamamos 
 
¡60 años bastan! ¡Fuera la OTAN y la IV Flota imperial!
¡Basta de guerra y militarización!
 
Nosotros queremos la paz y estamos dispuestos a luchar por ella, a seguir  articulando nuestras fuerzas por la paz y la justicia para todos los pueblos del mundo.


 
Buenos Aires, 20 de marzo de 2009