Más artículos

Organizaciones y víctimas rechazan la eliminación de tres fiscalías de la Comisión de la Verdad.

El Comité de Víctimas de Delitos de Lesa Humanidad y Graves Violaciones de Derechos Humanos, la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (CEDHU) y la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (INREDH) entregaron hoy, 19 de febrero de 2019, a las 9:30 de la mañana,  una carta pública expresando su preocupación por la decisión de suprimir tres de las siete Fiscalías habilitadas dentro de la Comisión de la Verdad.

Organizaciones y víctimas rechazan la eliminación de 3 fiscalías de la Comisión de la Verdad

      Quito, 18 de febrero de 2019   El Comité de víctimas de delitos de lesa humanidad y graves violaciones de derechos humanos, la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (CEDHU) y la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (Inredh) rechazan públicamente la eliminación de 3 de las 7 fiscalías de la Dirección de la Comisión de la Verdad, entidad responsable de judicializar los casos de graves violaciones registradas en el Ecuador desde 1984. Las tres organizaciones de derechos humanos invitan a los medios de comunicación a la presentación de la carta dirigida a la fiscal general del Estado, Ruth Palacios,  que se realizará mañana martes, 19 de febrero de 2019, a las 09:00, en las instalaciones de la Fiscalía General del Estado (12 de Octubre y Patria). La misiva está firmada por más de 100 académicos y víctimas; y por 15 organizaciones de derechos humanos a nivel nacional, entre ellos Comité de Comandos de Taura, María Fernanda Restrepo, Víctimas de los barcos hundidos en Manta, Víctimas de la Ex-Cooperativa 10 de Enero, Alexandra Córdova, Asociación de Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas en Ecuador (Asfadec), Centro de Derechos Humanos de la PUCE, entre otras. Bajo la dirección de la Comisión de la Verdad no solo se encuentran los 136 casos registrados por el Informe de la Comisión de la Verdad de 1984 – 2008, sino también otros casos como la ejecución extrajudicial y desaparición forzada de Francisco Cajigas en noviembre de 2015; la ejecución extrajudicial de Freddy Taish en noviembre de 2014, entre otros. Intervienen: Elsie Monge, directora ejecutiva de Cedhu. Clara Merino, presidenta del Comité Víctimas Luis Ángel Saavedra, coordinador ejecutivo de Inredh María Fernanda Restrepo, hermana de Andrés y Santiago Restrepo Arismendi. Contactos de prensa: Comunicación Cedhu: 0992747727 Comunicación Inredh: 0998943739    

Juez visitará San Pablo de Amalí para constatar los daños causados por hidroeléctrica Hidrotambo S.A.

Para este miércoles, 13 de febrero de 2019, a las 09:00, se prevé que el juez de la Unidad Judicial Multicompetente de Chillanes, Eduardo Rafael Pazmiño, visité la comunidad de San Pablo de Amalí, ubicada en el cantón, Chillanes, provincia Bolívar. El objetivo: realizar una inspección judicial para verificar y constatar los daños causados por el desvío del río Dulcepamaba realizado por la hidroeléctrica Hidrotambo S.A.

El pueblo shuar Arutam presentará una acción de protección contra el proyecto minero San Carlos - Panantza

En la mañana de hoy, martes 12 de febrero de 2019, en las instalaciones de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), dirigentes del pueblo shuar Arutam con el apoyo de organizaciones de derechos humanos hicieron público que presentarán en los próximos días una acción protección contra el proyecto minero San Carlos - Panantza, localizado en la provincia de Morona Santiago, en el sur del país.

45 días tienen las carteras de Estado para dictar charlas de DD.HH en los CRS a nivel nacional

Hoy, lunes 11 de febrero de 2019, se llevó a cabo la audiencia de cumplimiento de las medidas de reparación de la sentencia sobre los actos de tortura cometidos en el ex pabellón de Mediana Seguridad JC, del Centro de Rehabilitación Social CRS Turi, ocurrido el pasado 31 de mayo del 2016. Las medidas de reparación  fueron acogidas a través de un habeas corpus presentado  ante  el juez Esteban Vélez Pesantez el 30 de junio del 2016.

¿Debe proporcionarse la identidad de un periodista secuestrado?

Categoría: Derechos Humanos Ecuador Creado: Domingo, 01 Abril 2018 11:36
Visto: 1811

Fundamedios - INREDH

01/04/2018

  ¿Debe proporcionarse la identidad de un periodista secuestrados?

 

 

 

A propósito del secuestro de un equipo periodístico de Diario El Comercio se han dado posiciones encontradas sobre si es acertado o no dar a conocer la identidad de las personas secuestradas. Este tema es necesario analizarlo con detenimiento.

 

Los protocolos que se mantienen sobre secuestros comunes y sobre los cuales los organismos estatales asumen la negociación para lograr la liberación de la persona secuestrada tiene directrices que no necesariamente son aplicables en caso de secuestro de un periodista o de una persona defensora de derechos humanos.

 

El gobierno y la empresa a la que pertenece un periodista secuestrado puede sugerir mantener en secreto la identidad de las personas secuestradas debido a que, dicen, si el secuestrador sabe de la importancia de la persona secuestrada puede aumentar la cuantía de un rescate. Esta premisa lógicamente beneficia a la empresa, quien debe ser responsable frente a una demanda de esta naturaleza. En cuanto a los gobiernos, manejar en secreto un caso de secuestro protege su imagen política ya que no se cuestiona cómo pudo ser secuestrado un periodista y la primera respuesta puede ser que el gobierno no tiene protocolos oportunos y eficientes para evitar tales hechos. 

 

El trabajo de un periodista en situaciones de conflicto implica la búsqueda de contactos directos con las víctimas, las realidades y las personas involucradas en el conflicto. En la labor de los periodistas se aumenta notablemente su nivel de exposición por lo que el Estado debe generar un ambiente propicio y seguro para que este trabajo pueda desarrollarse sin interrupciones ni limitaciones desproporcionadas. 

 

La empresa, por su parte, debe prevenir y reducir el riesgo de trabajo de sus periodistas, pues los empleadores son responsables de la seguridad de sus empleados y de los trabajadores independientes adscritos a ella. En este sentido, existen manuales específicos en los que se enfoca la responsabilidad de los medios de comunicación y la forma adecuada en que deben reaccionar cuando uno de sus reporteros es secuestrado. Se puede consultar un texto de Hannah Storm: “The kidnapping of journalists: Reporting from High-Risk Conflict Zones” (El secuestro de periodistas: reportando desde zonas conflictivas de alto riesgo). 

 

Algunos puntos de este texto sugieren que los medios de comunicación que envían a una zona de conflicto necesitan tener un plan de contingencia acordado previamente, aunque los detalles del plan no deben ser conocidos por todos, es importante que todos los trabajadores conozcan un esquema de cómo la empresa responderá, quién será el encargado de responder ante la crisis, qué recursos estarán disponibles y cuál va a ser la principal estrategia. Una cuestión básica es que los empleados de un medio de comunicación cuenten con un seguro que los cubra en caso de secuestro.

 

Cuando no se desea responder estas preguntas, las empresas optan por mantener en secreto la identidad de un periodista secuestrado, pues el público puede empezar a investigar si los parámetros descritos, y otros, se han cumplido.

 

En el caso que nos ocupa, una de las formas de proteger a periodistas secuestrados es dando a conocer su identidad y su trabajo, más aún, en caso de conflictos armados esto es indispensable, pues de otra forma, los bandos en conflictos podrían llegar a la conclusión equivocada de que un periodista es un agente o espía del bando contrario. Es probable que, conocidos los nombres, otros investigadores periodísticos empiecen a indagar si la labor de los periodistas secuestrados estuvo debidamente protegida. La empresa deberá responder si no existieron estos protocolos.  

 

Por otra parte, en el Manual de Seguridad para Periodistas que maneja Reporteros Sin Fronteras, incluso se recomienda al periodista secuestrado que “Intenta conseguir que los captores utilicen tu nombre y te vean como una persona. Trata de establecer un diálogo, una relación con ellos para reducir las tensiones” y “Si te lo piden, accede a una grabación de tu voz o escribe un mensaje neutro que pueda ayudar a tu autentificación y liberación”.

 

La ONU, por su parte, también se ha pronunciado sobre este tema: “Hay varias cuestiones clave en relación con la víctima que pueden plantearse durante la investigación de un secuestro y que el oficial encargado del caso y otros oficiales deben tener en cuenta: Se debe identificar a la víctima, refiriéndose a ella por su nombre. Hay muchas pruebas de que las víctimas están más seguras si pueden identificarse como individuos a los secuestradores” dice en el Manual de lucha contra el secuestro”

 

Finalmente, cabe enfatizar que en caso de secuestro de un periodista en un conflicto armado es necesario que se pida la mediación de la Cruz Roja Internacional, aun cuando esto signifique que el Estado deba aceptar que en parte de su territorio existe un conflicto armado, aun cuando el actor que confronta no tenga el estatus de grupo beligerante y sea solo un frente delincuencial que controla un territorio específico. Los periodistas están protegidos por el Derecho Internacional Humanitario, por ende, se debe solicitar la mediación de la Cruz Roja Internacional, tanto para la negociación, como para el rescate. No confiemos solo en la intervención armada pues los riesgos en estos casos son innumerables.

 

La decisión de dar a conocer la identidad del equipo periodístico de Diario El Comercio que ha sido secuestrado en Mataje obedece a la necesidad de informar a los secuestradores no de la importancia de las personas secuestradas, y que con ello puedan exigir un rescate exorbitante, sino que son personas con protección especial derivada de tratados y acuerdos que el Estado está en la obligación de cumplirlos, y una acción equivocada tendrá grandes y graves consecuencias para cualquiera de las partes que haya equivocado este accionar. 

 

A Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra los esperamos de vuelta libres, sanos y a salvo.  

 

FUNDAMEDIOS – INREDH

  

Manual de seguridad para periodistas – RSF: https://bit.ly/2GSSYbz

 

Manual de seguridad para periodistas - CPJ : https://cpj.org/security/guide_es.pdf

 

Manual de lucha contra el secuestro – ONU: https://bit.ly/2E2mPLC

 

Guía de seguridad para periodistas visuales: https://bit.ly/2uqzBUB