Tarquino Cajamarca - asesor legal de Inredh 

05/10/2017

Tundayme ¡Resiste!

 

116 personas han sido desplazadas forzosamente de su territorio. 

 

Yo me crié en el campo, me gusta el trinar de las avecitas en la mañanas, el cantar de las buglas, el garritear de las loras, el sonido del agua, la alegría de los animales que se relacionan entre sí, la brisa de la selva, los alimentos que nuestra tierra produce, en fin … Extraño nuestro hogar, es el latido del delatoso corazón que revotó en viva voz haciendo funcionar el lenguaje comunicativo e inesperado de un desalojado que pide no identificarse.

 

Es que los campesinos e indígenas, dueños de las propiedades ubicadas en la Cordillera del Cóndor, Tundayme Alto y Tundayme Bajo, de la parroquia Tundayme, cantón El Pangui, provincia de Zamora Chinchipe, el día 30 de septiembre de 2015, (posteriormente el 16 de diciembre del año 2015 y el 4 de febrero de 2016), a las 06:00 – aproximadamente- fueron desalojadas nada más que por un fuerte operativo policial y militar junto a guardias y trabajadores contratados por la empresa minera china CRCC / Ecuacorriente S.A, por el notario de El Pangui, funcionarios de Agencia de Regulación y Control Minero (Arcom) y de la Intendencia de Policía de Zamora Chinchipe. Ellos, destruyeron las casas, los sembríos y llenaron los camiones de ganados de los habitantes de Tundayme. “No supimos como sucedió, las excavadoras destruyeron nuestras casas, las enterraron y los desaparecieron de un rato al otro, quedó desolado todo, quienes pretendíamos defender, fuimos golpeados, arrastrados e insultados”, relata William Uyaguari Guamán.

 

Son 32 familias, equivalente a 116 personas las desalojas en los distintos momentos anotados, acompañado de persecución, intimidación y hostigamiento, por oponerse al proyecto minero Mirador que pretende extraer de la zona cobre y oro por  un tiempo de 25 años renovables.

 

“Me dijeron que nos van a indemnizar, que nos darán trabajo, que nos van a reubicar, que podemos irnos a una casa que tienen arrendado en Gualaquiza, pero solamente para una semana. Me ofrecieron un cheque que no alcanzaría siquiera para comprar un tercio de la finca que me invadieron, de la que me mandaron sacando con golpes. Ahora vivo en las Peñas arrendando los pastos, porque tanto pelear únicamente recupere 60 ganados de los 120 que tenía y se llevaron los funcionarios de Ecuacorriente”, dice  don Luis Sánchez Amay, de 76 años acongojado de su realidad.

 

Las servidumbres mineras duraran un plazo de 25 años con posible renovación.

 

Acá se puede ver, lo notorio del contradictorio pensamiento de vida del imperialismo (chino) y la forma de vida del campsesino (de Tundayme), unos buscan desesperados y a toda prisa saciar sus ganancias, sin importar el maltrato, desalojo y la vida de sus semejantes, mientras los otros disfrutan, respetan, cuidan y conviven con la naturaleza. El imperio requiere cada vez, mucha más riqueza y dinero para mantenerse. Es su naturaleza. Mientras el campesino solo exige respeto y que le dejen vivir en paz en su territorio, le respeten su forma de vida y sus costumbres. Dos mundos, cuyos intereses no pueden conciliarse en el curso del capitalismo.

 

Al cabo de un año conforme el Plan de Impacto Ambiental se verá en estas tierras los trabajos de mina de una “profundidad de 975m y diámetro de máximo 1850m, esto significa una ampliación del área del trabajo antes planificado. Las escombreras se extenderán hacia el noroeste desde el atajo de mina localizadas en la cuenca del río Wawayme, las áreas de la escombrera están dentro del territorio “Cascomi” (Comunidad Indígena Shuar de Acción Social Cordillera del Cóndor Mirador, esto dará lugar, luego del desalojo de la comunidad. A lado de la relavera “El Quimi”, en el área del actual San Marcos zona perteneciente a “Cascomi”, se propone una relavera en el valle del río Tundayme de 1400,96 has. El dique de la reserva tendrá una altura máxima de hasta 260m y estará ubicada un poco más arriba del actual destacamento militar, yéndose por vía al Cóndor Mirador. Todo esto, en el territorio de Cascomi, esto significa el desplazamiento de toda la comunidad. Además, se propone un desvío del río Tundayme desde la parte superior por vía Cóndor Mirador, más o menos a la altura de la vivienda del señor Ángel Álvarez, miembro de “Cascomi” hacia el río Machinaza por un túnel de desvío y  también este proyecto tendrá una estación de preparación de explosivos. Finalmente, en el plan del manejo ambiental no consta el reasentamiento consentido de la comunidad Cascomi”; 2.4.- Sistema constitución de servidumbres mineras en territorio colectivo de “Cascomi”.   Información que el Juez de la Unidad Judicial Multicompetente de Yantzaza Ángel Romelio González Medina, con fecha 8 de octubre de 2015, lo tomó para en su Sentencia denegar la petición de medidas cautelares planteada.

 

Este 30 de septiembre de 2017, se cumplió 2 años del desalojo de Tundayme y la “justicia” continúa dándose las vueltas o a palabras de los comuneros: “siguen haciéndose los locos”, mientras campean la vulneración de los derechos humanos y constitucionales de todas las personas, ya que el Estado ecuatoriano ingresó a las comunidades sin realizar la consulta ambiental ni la consulta previa, libre e informada. “Entraron sin la autorización a la propiedad colectiva de Cascomi, contaminaron los ríos Wawaimi, Tundayme, Quimi y demás quebradas, desviaron el río Tundayme para a propósito inundar los huertos, animales domésticos, cortaron el agua entubada de consumo comunal”, manifiesta triste la señora Ruth Noemí Uyaguari Guamán, habitante desalojada de Tundayme.

 

Indefensos de tanta violencia, los habitantes organizados en Cascomi con jurisdicción en la parroquia Tundayme, cantón El Pangui, provincia del Zamora, con personería jurídica registrada legalmente en el entonces Consejo de Desarrollo de las Nacionalidades y Pueblos del Ecuador Codenpe, con acuerdo No. 3001, de fecha 21 de agosto del año 2014), con el asesoramiento de INREDH y otras organizaciones, iniciaron acciones judiciales cuyo efecto y relevancia serían los de mayor envergadura, las demandas constitucionales y penales, que han sido evacuadas desfavorablemente, desatendidas por los operadores de justicia de la zona, principalmente por los jueces de Yantzaza, Zamora Chinchipe y hoy por los operadores de justicia de El Pangui.

 

 

Luis Árevalo, tras ser desalojado el 30 de septiembre de 2015. 

Algunos de las acciones judiciales referidas se anotan:

 

·         Por cuanto la Constitución de Servidumbre Minera otorgada a la Cia. Ecuacorrientes S. A. fue inconsulta mediante Resoluciones No. 035-ARCOM-Z-CR-2014 y No. 089-ARCOM-2014, se planteó la Acción Constitucional solicitando otorgue medidas cautelares, la suspensión de la ampliación del proyecto minero mirador, suspensión de la ejecución de las servidumbres mineras restantes, se provea de viviendas a las familias desalojadas, fue negada su tramitación por cuanto Marco Flores, Juez de Gualaquiza se inhibió de conocer la causa, Posteriormente fue negado mediante resolución  también por Ángel Romelio Gonzalez Medina, juez Constitucional de Yantzaza, y por el Juez de la Corte Superior de Zamora Chinchipe; acción propuesta en contra Javier Córdova, ministro de Minas, ABG; Lorena Tapia,  ministra del Ambiente; Cristina Silva Cadmen, directora ejecutiva de la Agencia de Regulacion y Control Minero "Arcom"; Belén Catalina Sánchez Coba,  y el gerente general y representante de Ecuacorriente s.a. Los jueces negaron la calidad de pueblo indígena a la Comunidad, Cascomi a pesar de existir un reconocimiento previo por parte del Estado Ecuatoriano, anotando que: no se trata de una comunidad indígena Shuar, sino de personas comunes, asociadas jurídicamente para defender sus derechos particulares y que podrían ser en algún momento afectados por la constitución de la servidumbre otorgada a favor de Ecuacorriente S.A se trata de personas que tienen sus fincas alrededor del proyecto Cóndor Mirador y que efectivamente pueden ser afectadas con la construcción de vías, pero eso corresponde dilucidar en la vía legal correspondiente y el caso no es para que sea discutido en vía constitucional, puesto que la Comunidad Amazónica “Cascomi”, no es titular de derechos colectivos”

 

·         Cascomi plantea, con fecha 24 de marzo de 2015, una nueva Acción Constitucional, la Acción extraordinaria de protección, conforme los artículos. 94 y 437 de la Constitución de la República, por el desconocimiento a CASCOMI de su derecho a auto determinarse por parte de los operadores de justicia. Acción que se ventiló y fue negada por la Corte Constitucional en Quito.

 

·         2 juicios de terrorismo plateado por Cascomi en contra de la empresa Ecuacorrietne, uno de ellos lleva más de 3 años de los hechos ocurridos el 12 de mayo de 2014, cuando  le desaparecieron la entonces comunidad de San Marcos, y el otro juicio, más de 2 años y medio, en la que desaparecieron la nueva comunidad de San Marcos que los habitantes con su esfuerzo reconstruyeron. Hasta la fecha, Fiscalía de El  Pangui, no llama a Formulación de Cargos, ni se dicta Instrucción Fiscal, menos, haya Prisión Preventiva contra algún funcionario de la empresa ecuacorriente, pese a las evidencias.

 

·         Los 2 juicios penales (Abigeato) que por efecto del desalojo, con el ánimo de perjudicar y hostigar a los comuneros de Tundayme, la empresa Ecuacorriente S.A., se llevaron y no han devuelto los más de 60 ganados, sin contar con aproximadamente de 600 aves (pollos) criadas por los pequeños propietarios, que por su indefensión no reclamaron,siguen en la impunidad y sin respuesta.

 

·         Varias otras denuncias así como juicios civiles duermen en la desatención, mientras con toda la velocidad pretendieron impulsar acciones penales en contra de los miembros de CASCOMI. Acciones que fueron neutralizadas por la defensa jurídica ejercida oportunamente por INREDH.