Audiencia de acción de protección contra INREDH se reinstalará este jueves

Categoría: Actualidad Creado: Miércoles, 14 Noviembre 2018 12:21
Visto: 394

Mañana, jueves 15 de noviembre del 2018, a las 14:00, en el Complejo Judicial Sur ubicado en Quitumbe, se reinstalará la audiencia de Acción de Protección que interpuso el pastor evangélico Patricio C., padre de Jonathan C., en contra la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (Inredh)  y Covidefem por las publicaciones en redes sociales sobre Juliana Campoverde, joven desaparecida desde el 7 de julio de 2012.

 

Esto luego que la jueza Miriam Guamán suspendiera la audiencia para que Covidefem le proporcione información sobre la naturaleza jurídica de la organización. El plazo fue de cuatro días.

La acción de protección busca una compensación económica y que se elimine los comentarios y publicaciones que INREDH ha generado sobre Jonathan C. y su relación con el caso de la desaparición de Juliana Campoverde. Para Pamela Chiriboga, que sustento la causa, esta es una estrategia de amedrentar y hostigar a defensores de derechos humanos que ejercen su derecho a informar, como lo hace INREDH. Su objetivo es develar la problemática de la desaparición como fenómeno social y los casos que patrocina la Fundación.

 

De darse una sentencia favorable a la familia del pastor se estaría vulnerando el derecho a la libertad de expresión. Para Luis Saavedra, coordinador ejecutivo de INREDH, el control en las redes sociales es un hecho gravísimo que atenta más allá del caso de Juliana Campoverde, atenta contra la libertad de expresión y el derecho a la comunicación de las organizaciones y la sociedad civil.

Para esta audiencia presentaron amicus curiae la Defensoría del Pueblo, la Asociación de Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas en Ecuador (Asfadec) y José Valenzuela, defensor de derechos humanos y miembro del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica. Todos solicitaron a la jueza que se respete el derecho a la libertad de expresión, se garantice el trabajo de las personas defensoras de derechos humanos y que no se hostigue y criminalice su labor.