Madre de Carolina Garzón rechaza informe de cumplimiento de la Fiscalía

Categoría: Actualidad Creado: Miércoles, 11 Diciembre 2019 10:46
Visto: 655

La madre de Carolina Garzón, Alix Ardila, solicitó un informe pormenorizado a la Fiscalía General del Estado sobre las diligencias realizadas en la investigación de la desaparición de su hija, Carolina Garzón, que fue vista por última vez el 28 de abril de 2012, en el sector de las Monjas, ciudad de Quito - Ecuador.

La investigación al momento es llevada por la Fiscalía Especializada de Personas Desaparecidas Nro. 1, a cargo del Jorge Flores.

Ante la solicitud de Ardila, la analista provincial de Gestión Procesal Penal de Pichincha, Lourdes Pinos, emitió un informe en el que detalla las acciones realizadas por Fiscalía General del Estado entre mayo de 2015 hasta junio de 2017.

En el informe de ocho páginas se señala que Stephany Carolina Garzón Ardila fue vista por última vez el 27 de abril de 2012, en el sector de la Ronda, en el centro de Quito. El 01 de mayo, un compañero de casa de Carolina envío un correo electrónico a Walter Garzón, padre de la joven, avisándole que su amiga no aparecía desde el 28 de abril. La denuncia por su desaparición fue puesta el 02 de mayo de 2012, seis días después.

En este informe se describe acciones como la toma de las primeras versiones, el contacto por parte de un agente investigador con las personas que conocían a Carolina e investigaciones de sus cuentas de redes sociales; también constan informes de cuerpos encontrados de sexo femenino en el río Machangara, graficación 3D de la reconstrucción de hechos y la alerta amarilla de la joven desaparecida en Interpol.

Como resultado de esta petición, la analista concluye que “los fiscales actuantes han realizado una investigación de manera permanente” y que “no hay indicios que permitan deducir que la ciudadana desaparecida fuese víctima de algún delito”. Además, Pinos dispuso mediante este documento que el caso de la desaparición de Carolina Garzón se mantenga en seguimiento y control jurídico.

Sin embargo, para la madre de la joven desaparecida, los ocho fiscales que han pasado por su caso se han centrado únicamente en la teoría del ahogamiento de Carolina en el río Machangara, ciudad de Quito. Recuerda que, en los primeros años, Fiscalía manejaba la teoría de que su hija se suicidó y luego se cambió por la teoría de que cayó accidentalmente al río Machangara y producto de eso se ahogó.

“La fiscal Elba Garzón decía que mi hija salió a tomar el sol a la orilla del río, que cayó accidentalmente y que seguramente su cuerpo fue arrastrado por la corriente hasta una desembocadura al mar”. Esta es una teoría sin fundamento, explica Ardila ya que a través de un informe del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) se verifica que esos días anteriores y posteriores a la desaparición se presentó lluvias en Quito; y, además, mediante un peritaje realizado durante los tres primeros años, se encontraron 35 cuerpos en el río Machangara, pero el cuerpo de su hija no aparece.

Por ello, Ardila rechaza la conclusión de este informe que afirma haberse realizado una investigación de manera pertinente. “Para que sea una investigación pertinente debían investigar de manera seria a los compañeros que compartían la vivienda con mi hija. Cómo es posible – enfatiza la madre – que el investigador les tome la primera versión sin grabar, ni escribir y sin una ampliación diligente”.

Es más, menciona que la primera reconstrucción de los hechos se realizó sin la presencia de los testigos y sin ninguna técnica. “Todos estos elementos pudieron ayudar a saber qué pasó con mi hija, sin embargo, hubo mucha negligencia del Estado. Cómo van a decir que realizaron las diligencias con profesionalismo, cuando después de 7 años de la desaparición siguen buscando en el río Machangara; eso es una pérdida de tiempo”, cuestiona la madre.

En el marco del Día Internacional de los Derechos Humanos, donde los Estados – expresa Ardila –, se comprometen a precautelar el bienestar y el goce de los derechos humanos de las personas, familiares de personas desaparecidas seguimos exigiendo justicia y verdad por las vulneraciones que hemos vivido en las investigaciones de nuestros casos. “Mi lucha continúa, seguiré visibilizando que mi hija continúa desaparecida, que continúa reinando la impunidad del Estado y que seguiremos reclamando por justicia hasta que me devuelvan a mi hija”.