Audiencia de apelación del caso Juliana Campoverde se instalará en febrero

Categoría: Actualidad Creado: Miércoles, 15 Enero 2020 12:23
Visto: 1787

Este 27 de febrero del 2020, a las 08:30, se instalará la audiencia de apelación en contra de Jonathan Carrillo, sentenciado como autor directo del delito de secuestro extorsivo con resultado de muerte de Juliana Campoverde, desaparecida el 7 de julio del 2012.

 

La audiencia será instalada en la Corte Provincial de Pichincha, sala 12, piso 4 y su tribunal estará conformado por las juezas Maritza Romero Estévez, Diana Fernández León y Patlova Guerra Guerra.

 

El supuesto pastor evangélico de jóvenes de la Iglesia Oasis de Esperanza, Jonathan Carrillo, fue detenido el 05 de septiembre del 2018, tras realizarse las pericias solicitadas por Fiscalía que determinaron que Jonathan fue la última persona que tuvo contacto con Juliana, el día en que desapareció.

 

Tras seis años de silencio y en prisión preventiva, el aparente pastor decidió revelar en la reconstrucción de los hechos que Juliana murió en sus manos y su cuerpo fue arrojado en la quebrada ubicada en el sector de Bellavista, nororiente de Quito. Luego de las búsquedas, la familia aún no obtiene la totalidad del cuerpo ni la certeza de que los restos óseos pertenezcan a Juliana, a pesar de que dos de éstos, pertenecían a una mujer, joven fallecida hace aprox. 7 años.

 

El 05 de julio del 2019, se instaló la audiencia de juzgamiento contra Jonathan Carrillo. La audiencia sentó un precedente en el país al considerar que el cúmulo de pruebas indiciarias suficientes, unívocas y conducentes pueden llegar a la convicción del Tribunal sin lugar a la duda razonable, además de tomar en cuenta que con el paso del tiempo los escenarios, pruebas e incluso versiones resultan alteradas y falsificadas por el imputado.

 

Tras 12 días de audiencia, 17 de julio de 2019, el Tribunal de Garantías Penales de Pichincha presidida por la jueza Sara Costales declaró culpable al pastor por el delito de secuestro extorsivo con resultado de muerte de Juliana y lo condenó a 25 años de prisión con un monto para la indemnización económica; no obstante, no aceptó algunas de las medidas de reparación integral que se pidieron en favor de los familiares: que se continúe con la búsqueda y localización de Juliana, el cierre definitivo de la iglesia y la investigación y sanción a los fiscales y agentes investigadores encargados del proceso de investigación que conocieron el caso durante los 6 años primeros. En base a éstas consideraciones, Elizabeth Rodríguez y Absalón Campoverde, padres de Juliana, decidieron apelar parcialmente a la decisión.

 

Pese a que el responsable por la desaparición de Juliana se encuentra privado de libertad, para Elizabeth madre de Juliana no es suficiente esta sentencia, puesto que Juliana continúa desaparecida. De hecho, fruto de esta preocupación, Elizabeth arrancó el pasado 10 de diciembre, Día Internacional de Derechos Humanos, una jornada de plantones que los realiza todos los martes, a las 09:00, en la Plaza de la Independencia al frente del Palacio de Carondelet.

 

Para Pamela Chiriboga, abogada del equipo jurídico del INREDH, es de vital importancia que, en la audiencia de apelación, la Corte Provincial se pronuncie acerca de la totalidad de medidas y que se garantice una reparación integral, especialmente de la búsqueda de su cuerpo y el cierre definitivo de la Iglesia. Esta reparación, debería estar dirigida no solo para los familiares de Juliana sino incluso, debería tener un alcance en la sociedad ecuatoriana para evitar que estos hechos se repitan. Además, se exhorta que el Tribunal no modifique la sentencia en cuánto a culpabilidad y sanción, puesto que, tras siete años de impunidad, la sentencia ha logrado un mínimo acceso a la justicia por parte de la familia Campoverde.