Actividades Destacadas

Más artículos

Convenio con empresas mineras genera enfrentamientos en población shuar y no cumple con el derecho a la consulta previa

Tras la firma del convenio de cooperación entre la Federación Interprovincial de Centros Shuar (Ficsh) y la empresa Explorcobres (EXSA), operadora del proyecto minero Panantza San Carlos, en la provincia de Morona Santiago, se ha generado varios incidentes entre los líderes y las comunidades del sector.

25 años de proceso judicial para condenar a Chevron por los crímenes ambientales en la Amazonía ecuatoriana

Hoy, 11 de julio del 2018, a las 10 de la mañana,  la Unión de Afectados por la Petrolera Chevron (Udapt), anunció mediante rueda de prensa, la sentencia de la Corte Constitucional a favor de las víctimas por la contaminación ocasionada por la empresa petrolera Texaco, en las provincias de Sucumbíos y Orellana, al norte de la Amazonía ecuatoriana.

ARCOM amenaza con desalojar para continuar con el proyecto minero Mirador

Rosa Elvira Sánchez, comunera de Tundayme que defiende su territorio, denunció hoy, 10 de julio 2018, que funcionarios de la Agencia de Regulación y Control Minero (Arcom) en compañía de representantes de la Secretaría de la Gestión de la Política y de la empresa minera Ecuacorriente S.A. visitaron su casa para informarle que será desalojada de su territorio.

Fiscalía recorrió los últimos pasos de Juliana Campoverde, previo a desaparecer

La unidad de Violencia de Genero N° 3 realizó el sábado, 7 de julio de 2018, la ruta técnica de Juliana Lizbeth Campoverde Rodríguez, al cumplirse 6 años  de su desaparición, en el sector de la Biloxi, sur de Quito.

Carta abierta en conmemoración a los 6 años de la desaparición de Juliana Campoverde

Desde el 07 de julio de 2012 que desaparecieron a mi hija Juliana Lizbeth Campoverde Rodríguez, en el sur de Quito, ha sido la oscuridad más intensa que ha vivido mi familia.

Carta abierta en conmemoración a los 6 años de la desaparición de Juliana Campoverde

Categoría: Actualidad Creado: Viernes, 06 Julio 2018 16:41
Visto: 1335

Desde el 07 de julio de 2012 que desaparecieron a mi hija Juliana Lizbeth Campoverde Rodríguez, en el sur de Quito, ha sido la oscuridad más intensa que ha vivido mi familia.

En esa oscuridad, te buscamos en largas carreteras, pasillos, lugares desolados en distintas ciudades, en oficinas del Estado; entre burócratas somnolientos y las risas de quienes apuestan al olvido; entre la lentitud de los uniformados, el quemeimportismo de funcionarios públicos, y  el polvo de sus archivos; en esa oscuridad te seguimos buscando.

Son 6 años de la imparable búsqueda, sin obtener una repuesta. Son 2190 días y noches de espera a que esos falsos pastores culpables, cómplices y encubridores de la desaparición de mi hija juliana tengan una media dosis de conciencia y nos digan a quién la entregaron, dónde la dejaron, qué le hicieron, porqué se la llevaron.

Seis años exigiendo aquí en la tierra justicia y que me devuelvan a mi hija y clamando al cielo día tras día que nos permita saber la verdad.

Querida hija tu fotografía se ha vuelto mi única compañera en la casa, en mi lugar de trabajo y cada vez que salgo a diferentes instituciones y plazas para exigir justicia y preguntar dónde está mi hija.  Al no tener respuestas no hay medicina que calme mi dolor ni terapeuta que me pueda consolar, mi única terapia es ese bendito libro llamado biblia que tú leías y en el que te deleitabas cada día, del cual sacabas melodías y adorabas a quien es invisible y omnipotente, Dios que es mi fortaleza y mi refugio.

Así continúan mis días de larga espera, lo único que sé es que los mismos falsos pastores de esa iglesia cristiana evangélica a la cual asistimos diez años te desaparecieron, lo saben la docena de fiscales y multitud de agentes que dicen haber investigado el caso. Solo en los últimos ocho meses hemos sentido alguna esperanza en la fiscal que ahora lleva el caso.

Son 6 años de compartir tu fotografía por todas las redes sociales esperando que alguien nos diga ¿dónde estás? Pero nada, a veces solo recibimos indiferencias  de personas indolentes igual que el Estado.

Son 6 años de ver un asiento vacío en el comedor y de servir un plato de comida menos, qué decir de tu dormitorio tan frío y silencioso, ya no hay quien cante esas hermosas melodías que nos despertaban cada amanecer, pero el aroma de tu piel está intacto en cada prenda de vestir. Extraño tanto tus pies fríos que los abrigabas en los míos cada vez que te acobijabas en mi cama  para empezar una larga conversación, te añoro tanto hija mía.  

Son 2.190 días y noches de esperar que la Fiscalía y la Policía me den una respuesta o que al fin den con el paradero de mi hija y me la devuelvan.

Adorada hija mía Juliana daría mi vida por encontrarte porque hoy sé que la  incertidumbre de no tenerte carcome el alma y duele más que la misma muerte, por eso solo quiero encontrarte.

Seguiremos firmes y siempre de pie ante un Estado indiferente. Seguiremos con una lucha incansable hasta encontrarte.

Atentamente, tu madre Elizabeth Rodríguez.