Inicio Nacional INREDH frente a la ocupación de la Casa de las Culturas Ecuatoriana

INREDH frente a la ocupación de la Casa de las Culturas Ecuatoriana

Por luxor2608
813 Visitas

 

  1. Consideramos que la requisición de la Casa de la Cultura para operaciones logísticas de la Policía Nacional carece de toda legitimidad y necesidad para realizar los “servicios que garanticen los derechos de las personas y el orden y la seguridad interna”, como se establece en el Decreto 455. Esta pretensión solo muestra una acción de abuso de poder estatal para desmovilizar las acciones de protesta que se encamina a Quito. 

 

  1. En octubre del 2019, la Casa de la Cultura, al igual que otras instituciones académicas y de organizaciones de la sociedad civil, se constituyeron como espacios de paz y acogida para las comunidades indígenas que llegaron a Quito, por lo que consideramos que la presente requisición se da para impedir la ayuda humanitaria y la consolidación de un espacio de paz para la protesta social, garantizada por la norma suprema. 

 

  1. La cultura, históricamente, ha sido un espacio de resistencia frente a los poderes fácticos y políticos, por lo que no es sorpresa que la infraestructura de la Casa de la Cultura haya cobijado a la protesta social, brindando un mínimo de dignidad a las personas manifestantes para su descanso y alimentación. Esto no es delito. 

 

  1. Provocar, intimidar y confrontar es la característica de gobiernos autoritarios que no respetan los derechos humanos y de los pueblos, garantizados en la Constitución y en Instrumentos Internacionales suscritos por el Estado ecuatoriano. Las posibles víctimas de acciones de violencia estatal serán responsabilidad de la cúpula gubernamental y se verán enfrentados a la justicia internacional. 

 

  1. Volvemos a insistir en la necesidad de un diálogo político, partiendo del reconocimiento de la legitimidad de las demandas del movimiento indígena y demás movimientos sociales, quienes son actores políticos con iguales derechos que otros sectores sociales y económicos vinculados al gobierno. La declaratoria del estado de excepción aleja las posibilidades de diálogo y cercar a instituciones de la sociedad civil no reduce la tensión social expresada en las calles del país, al contrario, aviva la confrontación. 

 
CONSEJO DIRECTIVO DE INREDH 

Post Relacionados