Inicio Nacional Familiares de joven visto por última vez en centro de desintoxicación presentaron un hábeas corpus para conocer su paradero

Familiares de joven visto por última vez en centro de desintoxicación presentaron un hábeas corpus para conocer su paradero

Por Paul Pullupaxi
120 Visitas

Familiares de Marlon Amagua, joven desaparecido en Conocoto, con el apoyo de la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (Inredh) presentaron un recurso de hábeas corpus con el propósito de conocer los hechos ocurridos en el centro de desintoxicación, donde se encontraba internado Marlon y fue visto por última vez el 23 de junio de 2020.

En este pedido que se presentó la tarde de este jueves 9 de julio de 2020, en la Unidad Judicial de Familia, Niñez y Adolescencia con Sede en el Cantón Rumiñahui, ubicado en en el Valle de los Chillos, la familia Amagua demanda al Centro Terapéutico “Nuevo Ebenezer” CO.TE.NE. por ser el lugar al que se entregó la custodia del joven Amagua y el último lugar en el que se conoce su paradero, además del Ministerio de Salud, por su responsabilidad en el control de este tipo de centros.

Por lo que, en virtud de la vulneración de los derechos a la libertad, integridad personal y a la vida digna de Marlon Amagua “(…) acudimos a usted, Señor Juez/a, para que ordene de forma inmediata sea presentado ante su autoridad Marlon Amagua y ordene las medidas de reparación integral que amerita el caso”, contempla en el escrito de 18 páginas.

Una vez presentada la acción deberá convocarse a una audiencia en las 24 horas siguientes. Respecto a esta figura legal, Michelle Erazo Cárdenas, asesora legal de Inredh explica que “tiene por objeto proteger la libertad, la vida, la integridad física y otros derechos conexos de la persona privada o restringida de libertad, por autoridad pública o por cualquier persona; y, en el presente caso se ha presentado esta demanda porque el último paradero que conoce la familia es el Centro Ebenezer, en el que inclusive se han levantado versiones de que en este lugar podría existir tratamientos vejatorios a la dignidad humana”.

Se espera que, con la acción, se presenten ante la justicia los funcionarios principales del centro, entre ellos el director, para encontrar a los responsables de la desaparición de Marlon y poder encontrarlo.

LOS HECHOS

Marlon Amagua, joven de 22 años con doble nacionalidad (ecuatoriana y española), vivió la mayoría de su vida en España y desde hace dos años regresó junto a su familia, al norte de Quito. Desde el 10 de enero de 2019, estaba con un tratamiento de desintoxicación en el Centro Terapéutico “Nuevo Ebenezer” CO.TE.NE, ubicado en el sector Club de Médicos del Valle de los Chillos. El último contacto que tuvo su familia con él, fue el 22 de febrero de 2020, durante una visita al centro terapéutico. Posterior a esto, y con la llegada de la pandemia, los familiares no pudieron contactarse con Marlon por visitas ni videollamadas, pese a la insistencia de la familia.

El 23 de junio, en la madrugada, los parientes de Marlon recibieron una llamada por parte de Jessica R., trabajadora social del centro, quien les informó acerca de una fuga masiva de pacientes, incluido Marlon Amagua. Debido al toque de queda, los familiares llegaron al centro alrededor de las 6:30; sin embargo, ningún miembro del personal les abrió las puertas. Preocupados ante la situación, decidieron recorrer la zona. Fue cerca de supermercado Tía, en Conocoto, que encontraron a un oficial de la Policía Nacional, a quien le pidieron ayuda para denunciar el suceso. El oficial les explicó que no se podía poner la denuncia de desaparición hasta que haya transcurrido el lapso de 24 horas. A pesar de esto, la familia reportó al ECU911 la desaparición de Marlon.

Para el siguiente día, 24 de junio, los parientes de Marlon lograron entrar al centro de desintoxicación para solicitar los videos de las cámaras de seguridad, donde podrían identificar qué pasó con Marlon, pero el director del centro no se les permitió, bajo el argumento de que las cámaras habían sufrido un daño una semana antes.

Sobre la información que se ha levantado en el caso, se detalla varias contradicciones en los testimonios del personal del centro y de los pacientes que fueron partícipes o testigos de la fuga. Ciertos pacientes comentan que vieron salir a Marlon con el grupo de chicos, mientras que otros explican que él no logró salir de las instalaciones.

Por otra parte, se registra el testimonio de uno de los internos, donde comentó a la familia sobre la mala alimentación que tenían en el centro, siendo esta la posible razón de la fuga.

Luego de presentar la denuncia de desaparición en la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Desapariciones, Extorsión y Secuestros de Personas (Dinased) y de iniciarse  la investigación, los familiares de Marlon volvieron al centro, acompañados por el agente investigador del caso. Revisaron las cámaras de conjuntos residenciales aledaños, donde, aproximadamente a las 2:40 de la madrugada del 23 de junio, se pudo visualizar a cinco personas corriendo por la calle del centro. Después de unos segundos, una sexta persona corre en la misma dirección. Luego de 30 minutos, se puede visualizar a un automóvil Aveo verde, de supuesta propiedad del director Jorge Luis E., circulando por la misma calle realizando frenos bruscos, como si existiera un forcejeo dentro del vehículo; pero en ninguno de estos videos se puede identificar al joven Marlon.

Han transcurrido 15 días sin tener alguna información acerca del paradero de Marlon. Sus familiares, han realizado las indagaciones posibles para obtener información, lo cual los ha llevado a pensar en la posibilidad de que siga en las instalaciones del centro, sin su consentimiento, vulnerando sus derechos a la vida, la libertad y a la integridad.

Contacto de prensa:

Yuli Gaona, comunicación Inredh – 098 091 6690

Post Relacionados