Inicio Nacional Siete años sin respuesta por la muerte de Freddy Taish

Siete años sin respuesta por la muerte de Freddy Taish

Por Yuli Gaona
277 Visitas

En este mes, 7 de noviembre, se cumplen siete años de la muerte de Freddy Taish, joven shuar que fue impactado por una bala en una operación militar en la isla Tutus, dentro de la comunidad Shiram Entza, cantón Gualaquiza, en el sur de la Amazonía ecuatoriana. Así mismo, son siete años en los que la justicia no ha logrado esclarecer los hechos de ese día, ni ha logrado brindar una reparación integral para la familia del joven.
Taish tenía 28 años de edad, fruto de su matrimonio tuvo dos hijos, de los cuales uno tenía 15 días de nacido cuando ocurrieron los hechos. El 7 de noviembre de 2013, según testimonios de la comunidad, Freddy y su padrastro Hilario se encontraban pescando en las orillas de una pequeña playa mientras que un grupo de militares incursionaban en el territorio shuar para cumplir con un operativo de minería ilegal; donde habían decomisado dos dragas supuestamente robadas, en el Centro Capanak.
En busca de ayuda, tres personas se acercaron a Freddy e Hilario pidiendo apoyo para enfrentar a los militares que habían decomisado las dragas. El padrastro de Freddy se negó e intentó salir de la zona con su esposa y dos nietos. Sin embargo, los militares llegaron por los dos brazos del río, bordeando la isla y dejando sin ninguna salida a la familia de Freddy Taish; momento en donde el joven fue víctima de un disparo, una bala calibre de 9mm le atravesó la cabeza,  según el informe realizado por la Fiscalía.
“Los militares llegaron a la isla Tutus. Dispararon y lanzaron bombas lacrimógenas contra las personas que realizaban labores de pesca en esa zona. Entre ellos estaba Taish, niños y personas de la tercera edad. Según el informe del Protocolo de Autopsia, al joven shuar se lo encontró muerto con un disparo en el rostro por una munición calibre 9mm, armas exclusivas de uso militar en ese momento.  Con el levantamiento del cadáver se inició la indagación previa y el 25 de marzo de 2014 se presentó la denuncia sobre ejecución extrajudicial”.
Es preocupante que luego de siete años, la justicia no logre brindar verdad y justicia para este caso. Desde un principio, los testimonios y versiones de las dos partes han sido contradictorias. El hecho de que Taish haya o no portada un arma tampoco se ha esclarecido. Por esto, se ha insistido en que la investigación sea asumida por la Dirección de Derechos Humanos y Participación Ciudadana, ya que no existe un fiscal titular en el cantón Gualaquiza que impulse las diligencias adecuadas y mantenga una investigación profunda en el caso, señala Luisa María Villacís, asesora legal de la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (Inredh) y una de las abogadas del caso.
En el año de 2018, la Fiscalía de Gualaquiza intentó realizar la reconstrucción de los hechos, pero los 27 militares y el personal de la Agencia de Regulación y Control Minero (ARCOM) que fueron partícipes del operativo militar el  día que Freddy perdió su vida no asistieron.  
La Corte Interamericana estableció en la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión que, “toda persona, incluyendo a los familiares de las víctimas de graves violaciones de derechos humanos, tiene el derecho a conocer la verdad. En consecuencia, los familiares de las víctimas [o las víctimas], y la sociedad como un todo, deben ser informados de todo lo sucedido con relación a dichas violaciones”. Por esta razón, es menester que la familia de Freddy Taish obtenga justicia y acceso a la información clara y precisa por la muerte de su familiar, además de brindar una reparación integral por lo ocurrido.

Post Relacionados