Inicio Análisis y Coyuntura Corazón borrado; Las secuelas que causan los centros de «deshomosexualización»

Corazón borrado; Las secuelas que causan los centros de «deshomosexualización»

Por luxor2608
303 views

En nuestro país, la Constitución garantiza los derechos y la igualdad de todas las personas, incluyendo a la comunidad LGBTQ+. Además, en 2019 se aprobó una Ley Orgánica para la Igualdad entre Mujeres y Hombres que prohíbe expresamente cualquier tipo de terapia de conversión o prácticas similares que busquen modificar la orientación sexual o identidad de género de una persona.

Los centros de deshomosexualización para «corregir» la orientación sexual, la identidad y/o expresión de género en Ecuador; son lugares que operan fuera del marco legal. Estas organizaciones operan con permisos otorgados por el Ministerio de Salud bajo el concepto  CETAD´s (Centros Especializados en Tratamiento a Personas con Consumo Problemático de Alcohol y otras Drogas), pero clandestinamente ofrecen terapias de conversión.

La Psicóloga Daniela Chávez de Diálogo diverso desde su experiencia nos cuenta como usualmente operan este tipo de centros.

 

«Generalmente están registrados como centros de tratamiento de adicciones, pero como lo manejan personas conservadoras, religiosas, entonces también ofrecen estos otros servicios, que son tortura.»

Según las denuncias, dentro de estos lugares se realizan torturas físicas y psicológicas tales como insultos, humillaciones, manipulación, mala alimentación, golpes, descargas eléctricas e incluso «violaciones correctivas».

La Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes en su artículo 4 expresa que los Estados suscritos se cerciorarán  de que todo acto de tortura constituya delitos conforme a su legislación penal. Lo mismo se aplicará a toda tentativa de cometer tortura y a todo acto de cualquier persona que constituya complicidad o participación de la misma.

En Ecuador, el COIP (Código Orgánico Integral Penal) Art. 151, describe las sanciones por este tipo de terapias de reconversión a las que describe como tortura: La persona que, inflija u ordene infligir a otra persona, grave dolor o sufrimiento (…) será sancionada con pena privativa de libertad de 7 a 10 años. Sin embargo, a pesar de la legislación penal, estas terapias de conversión siguen operando con impunidad en Ecuador.

Fiscalía procesó a 2 exfuncionarios públicos por presunto delito de tortura en la cárcel de Turi

Un ejemplo de ello, es el caso de Jean Pierre. El 19 de abril del presente año, cuatro hombres corpulentos, interceptaron y maniataron a Jean Pierre en la ciudad de Quito cuando llegaba a la casa de sus padres para recoger sus cosas e independizarse.

Lo tomaron por los brazos y las piernas y, pese a que gritaba pidiendo auxilio, lo llevaron hasta un vehículo y lo trasladaron a un centro de rehabilitación de Cotacachi en contra de su voluntad, en Imbabura, donde supuestamente se le iba a dar un tratamiento para “corregir su orientación sexual”.

De igual forma hace casi un año, acudieron funcionarios públicos a inspeccionar un centro de rehabilitación en Quito donde la Fiscalía había rescatado a una adolescente que fue llevada por sus padres a una terapia de reorientación sexual. En el lugar, a la menor se le habría aplicado un “plan terapéutico” con el fin de “corregir” su orientación. Esa terapia incluía violaciones correctivas casi diarias por parte de uno de los directores del lugar. (EL UNIVERSO. 26 de mayo de 2023. Tres jóvenes han sido rescatados en los últimos 12 meses de centros de deshomosexualización. )

Daniela Chávez, nos explica cuál es una de la razones para que estos centros continúen dentro de nuestro país:

Primero hay que dejar claro que

“La desinformación, la falta de educación, el desinterés también social y comunitario afecta directamente a las personas que son víctimas de estos centros de tortura, que no tienen ninguno otro nombre, son centros de tortura. Son mal llamadas clínicas de deshomosexualización, porque de clínicas no cumplen nada y de deshomosexualización pues evidentemente ni siquiera existe algo para convertir, es muy inherente a los seres humanos, entonces no tienen otro nombre que centro de torturas.”

Los cuales

“…son canalizados o surgidos por personas que[…] tienen enfoques religiosos o hasta de sociedades bastantes conversadoras, ellos tienen este corte moral de cómo debemos actuar, de cómo deberíamos ser[…] entonces estas ideas concebidas por un grupo de personas no abarcan los derechos, no hay ese enfoque en Derechos Humanos, sino más bien el enfoque yo creo y el que yo impongo.”

La Asociación Americana de Psicología es el referente para la psicología, esta entidad de salud mental de Estados Unidos y la Organización mundial de la Salud, y señalan que las mal llamadas “terapias de conversión” son completamente ineficaces, peligrosas e incluso éticamente cuestionables. Hay suficiente evidencia de que no funcionan estas terapias, hay bastantes artículos de hecho que hablan de la ineficacia completa de este tipo de “tratamientos”.

La psicóloga Chávez nos indica que las consecuencias físicas y médicas dependen del nivel de tortura de las prácticas que realizan en estos centros. “Tienen desde terapias de aversión, por ejemplo, es decir que le provocan o le hacen creer a la persona que los estímulos sexuales son estímulos desagradables.” Demostrando su afán por equiparar la orientación sexual a una adicción que es posible corregir sin importar las consecuencias del paciente. Wilkinson (2020) en su investigación “Hasta que cambies”: disciplina y castigo en las prácticas de “deshomosexualización” en los centros de rehabilitación en Ecuador concluye que estas clínicas de tortura subyacen sobre la figura del “homosexual curado” la cual es ampliamente falseable en los testimonios que recoge y analiza desde la biopolítica.  

Volviendo sobre las secuelas psicológicas, hay una lista muy larga de afectaciones, principalmente podemos evidenciar: ansiedad, depresión, culpa, vergüenza, baja autoestima, sentimientos de alienación, rechazo, trastornos de sueño, alimenticios y si esto no es abordado de la manera adecuada y oportuna, podría llegar a desembocar en algún trastorno de estrés post traumático, que es una afectación mental grave que tiene consecuencias, como aislamiento y en el peor de los casos el suicidio. Entonces, estamos hablando de afectaciones psicológicas graves, este trastorno usualmente se evidencia en las guerras como prisioneros de guerra los cuales son torturados y hacinados en condiciones infrahumanas.

La otra cara de la moneda

Las personas que son prácticamente secuestradas y torturadas bajo la dirección de profesionales de la salud mental están sometidas a estos “tratamientos” con el consentimiento de sus familiares es decir:

“Estamos hablando de personas profesionales, que tienen sus trabajos estables, que están haciendo sus vidas, sus proyectos de vida bien planteados o en ejecución. Y estas son las personas obligadas por sus familias, por sus cercanos, a través de secuestros les ingresan obligadamente. ¿Quiénes entran? Personas totalmente funcionales, con sus vidas, sus proyectos ¿Quiénes salen? No sabemos quiénes salen de estos lugares.”

Expresando así su preocupación por las secuelas que dejan los centros de tortura. Esta problemática genera las siguientes cuestiones. ¿Existe suficiente información acerca de las diversidades sexo genéricas? ¿Es importante que en las instituciones de educación superior se dé además de una formación teórico – conceptual, una formación y concientización en derechos humanos?

“Estos centros y sus miembros no van a desaparecer de la noche a la mañana, sin embargo, hay que empezar por el primer paso, los primeros pasos, generalmente primero son la familia y segundo el sistema de educación; y no solo a nivel universitario, si no a nivel primario, secundario. Que todo el tiempo estemos brindando esta información. Obviamente por nuestra cultura, por el Estado que dice ser laico, aunque no lo es, no llega la información adecuada a las infancias. “

La psicóloga Daniela Chávez también señala también que “… las víctimas son manipuladas de tal manera que salen de estos lugares y mencionan que ya están “curadas”, que si les fue útil.  Entonces, es difícil que las personas que salen con este tipo de mentalidad denuncien.”

El deber del Estado respecto a los centros

En relación con el tema Estatal, la psicóloga indica que

“El Estado al no sancionar debidamente a estos lugares, invisibiliza el daño hecho a las personas de la comunidad LGBTQ+, e incluso peor, pueden dar a entender que las personas LGBTQ+ son insanas, tienen algo que curar y por su bien le ofrezco este centro, eso es lo que creen las familias ecuatorianas y cree el Estado.”

Lamentablemente la inacción del Estado perpetúa el imaginario colectivo sobre la posibilidad de curar la homosexualidad y lo que es peor, catalogar las sexualidades no normativas como patologías psicológicas. Los psicólogos, psiquiatras o profesionales de la salud mental que ejercen en este tipo de centros y legitiman estos discursos caducos, difícilmente serán sancionados debido a que estos centros operan legalmente y tienen documentación en regla.

Por ello, exhortamos al Estado a cumplir con los estándares internacionales, levanten la legislación penal y cubran los vacíos legales que permiten a estos centros de tortura operar impunemente. Se tiene que seguir exigiendo políticas públicas en favor de los derechos de la comunidad GLBTIQ+ a una vida sin violencia y a expresar su sexualidad de forma libre.

 

REFERENCIAS

Centro Psico Trans-Ecuador. GOBIERNO DE ECUADOR: PROTEJAN A PERSONAS LGBT+ DE LAS “TERAPIAS DE CONVERSIÓN”. https://action.allout.org/es/m/616d4320/?utm_campaign=mgp-616d4320&utm_source=whatsapp&utm_medium=social_share

Enrique Anarte. (18/06/2019). Ecuador: Impunidad en las “clínicas de deshomosexualización”. https://www.dw.com/es/cl%C3%ADnicas-de-deshomosexualizaci%C3%B3n-el-terror-impune-de-ecuador/a-49236842

Wilkinson Annie (2020). Derechos sexuales y derechos reproductivos en Ecuador: disputas y cuentas pendientes. Quito: FLACSO Ecuador: Abya-Yala. pp. 223-251

https://biblio.flacsoandes.edu.ec/libros/digital/59074.pdf

EL UNIVERSO. (26 de mayo, 2023). Tres jóvenes han sido rescatados en los últimos 12 meses de centros de deshomosexualización. https://www.eluniverso.com/noticias/seguridad/centros-de-deshomosexualizacion-operan-en-ecuador-al-margen-de-la-ley-nota/

EL UNIVERSO. (29 de septiembre, 2021). Desde el 2013 en Ecuador se ha conocido de 268 lugares que ofrecen supuestas terapias de ‘deshomosexualización’, según organización. https://www.eluniverso.com/noticias/ecuador/desde-el-2013-en-ecuador-se-ha-conocido-de-268-lugares-que-ofrecen-supuestas-terapias-de-deshomosexualizacion-segun-organizacion-nota/?modulo=interstitial_link&seccion=Noticias&subseccion=Seguridad&origen=/noticias/seguridad/centros-de-deshomosexualizacion-operan-en-ecuador-al-margen-de-la-ley-nota/

La Hora. (junio 29, 2021). Clínicas de deshomosexualización, una realidad que se busca eliminar. https://www.lahora.com.ec/pais/clinicas-de-deshomosexualizacion-una-realidad-que-se-busca-eliminar/

Pedro Felipe Rivadeneira Orellana. (2019). LOS CENTROS DE “DESHOMOSEXUALIZACIÓN” EN EL ECUADOR: ANÁLISIS JURÍDICO DE LA RESPONSABILIDAD ESTATAL. https://www.ohchr.org/sites/default/files/Documents/Issues/SexualOrientation/IESOGI/Other/TESIS_COMPLETA.pdf

Karla Morales. (01 DE MARZO DE 2015). EL TELÉGRAFO. Centros de deshomosexualización en Ecuador. https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/columnistas/1/centros-de-deshomosexualizacion-en-ecuador

 

 

 

 

 

 

 

Orgullosamente licenciada en psicología, graduada en la Universidad Técnica Particular de Loja. He desarrollado diversas iniciativas en beneficio de la salud mental de lxs ecuatorianxs en fundaciones como Orgaepsi, DOCA e instituciones educativas.

Creo firmemente que la salud mental es un derecho, no un privilegio, por ende la Psicología es una ciencia a favor de los Derechos Humanos de las personas.

Actualmente soy voluntaria dentro del área de fortalecimiento en la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (INREDH) en la cuál estoy formándome profesional y personalmente.

Post Relacionados