Inicio Nacional Sentencia escrita: Juez ordena que tres entidades estatales agiliten investigación de la desaparición de Marlon Amagua

Sentencia escrita: Juez ordena que tres entidades estatales agiliten investigación de la desaparición de Marlon Amagua

Por luxor2608
136 Visitas

El juez Raúl Atancuri, de la Unidad Judicial Penal del cantón Rumiñahui, emitió su sentencia escrita sobre el recurso de habeas corpus presentado a favor de Marlon Amagua Miño, joven de 22 años, por encontrarse en riesgo su vida e integridad debido a su desaparición ocurrida el pasado  23 de junio de 2020, cuando estaba internado en el Centro Terapéutico «Nuevo Ebenezer», en el sector de Conocoto. Así lo informó este viernes, 23 de julio de 2020, Michelle Erazo, asesora jurídica de la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (Inredh) y una de las abogadas del caso.

En la sentencia escrita,  el juez establece que el Centro Terapéutico «Nuevo Ebenezer» y el Ministro de Salud Pública “violaron el derecho a la libertad de movimiento reconocido en el numeral 14, del artículo 66 de la Constitución de la República, así como, el derecho a la autonomía de la voluntad reconocida numeral 29 del mismo artículo, en perjuicio de Marlon Amagua. Además, el juez señaló que debido a que los representantes del Centro Terapéutico y las autoridades responsables de su control no pudieron presentar a Marlon ante el Juez, en la audiencia que se desarrolló el pasado 14 de julio, se pudo constatar que se constituyó  una privación de libertad ilegal, arbitraria e ilegítima de Marlon. 
 El juez dispuso doce medidas de reparación en la sentencia escrita emitida el 16 de julio del 2020. 
Medida de restitución
La Fiscalía General del Estado, a través de la Unidad Especializada de Personas Desaparecidas ejecute en coordinación con la Policía especializada en la búsqueda, a través de todos los medios disponibles, del destino o paradero de Marlon; coordine con el ente estatal respectivo la difusión a todo nivel y por todo medio disponible sobre desaparición de Marlon y realice toda diligencia necesaria y pertinente que le permitan recolectar los indicios o evidencias a fin de establecer e identificar líneas de investigación sobre desaparición de Marlon. 
A la institución estatal demandada, Ministerio de Salud Pública, le dispuso que “difunda inmediatamente a través de todas sus dependencias administrativas y de salud, en lugares públicos y visibles, a través de sus redes sociales, en coordinación con la Fiscalía General del Estado y de los familiares de la víctima, la fotografía  que informe sobre la desaparición de Marlon, sus características y números telefónicos o correos electrónicos para receptar cualquier información que permita ubicar su destino o paradero. 
Y en cuanto al Centro Terapéutico “Nuevo Ebenezer”, donde el joven fue visto por última vez, se ordenó que  se difunda inmediatamente en todas sus dependencias, en los lugares públicos y visibles cercanos a dicho centro, a través de sus redes sociales, en coordinación con la Fiscalía General del Estado y de los familiares de la víctima, la fotografía que informe sobre la desaparición de Marlon, sus características y contactos para receptar cualquier información que permita ubicar su destino o paradero. 
Medidas de rehabilitación
El juez Atancuri considera que “cuando Marlon aparezca se dispone que el Ministerio de Salud le brinde de manera gratuita y por el tiempo que sea necesario, con su consentimiento, el tratamiento en salud que requiera” y que “brinde de manera inmediata, gratuita y por el tiempo que sea necesario, previo  su consentimiento, el tratamiento en salud que requieran los hermanos de la víctima”. 
Además, pide al ente estatal que “inspeccione al Centro Terapéutico “Nuevo Ebenezer” determinando su situación jurídica actual, la adecuación de sus instalaciones, tratamientos, protocolos, apegados a los estándares de derechos humanos citados en esta sentencia, debiendo iniciar los procedimientos administrativos o judiciales que corresponda”. Además, solicita que se remita a la “Fiscalía de Rumiñahui copias debidamente certificadas de todo el expediente para que se investigue sobre la desaparición involuntaria de Marlon”
Medidas de no repetición
El magistrado determinó que “el Ministerio de Salud Pública incorpore, observe en sus procedimientos, difunda y capacite a sus funcionarios sobre el contenido del precedente constitucional vinculante de la sentencia No. 166-12-JH/20 de 08 de enero de 2020, dictado por la Corte Constitucional del Ecuador”, y también “publicará esta sentencia en su página web institucional por el plazo de 60 días”. 
Por otro lado, señala que  la Defensoría del Pueblo, a través del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura, tendrá que realizar de forma inmediata, “las visitas necesarias al Centro Terapéutico “Nuevo Ebenezer” con la finalidad de vigilar sus condiciones, identificar posibles situaciones violatorias a los derechos fundamentales y recomendar a la Dirección del Centro, a Ministerio de Salud Pública y demás organismos competentes, tomen las medidas necesarias para evitarlas o corregirlas”. Inclusive, “dispone que la Defensoría del Pueblo designe un funcionario para ejerza y promueva la vigilancia del debido proceso dentro de la investigación previa (…)”. 
 
Ayer, 23 de julio de 2020, se cumplió un mes de la desaparición de Marlon  y hasta el momento las medidas de reparación emitidas por el juez sean cumplido. El pasado 21 de julio, la familia del joven  hizo una llamada a la fiscal del caso, Nelly Ramírez, para solicitarle que les permita revisar el expediente de investigación de su familiar; pero la respuesta fue que no se le ha hecho llegar el expediente físico y que nos notificarán en los próximos días cuando lo tenga; recién hace dos días,  la familia pudo acceder al expediente del caso. Tampoco se han cumplido las otras medidas de reparación dictadas por el juez.
 
Contexto:
 
Marlon Amagua, de 22 años, se encontraba internado en el Centro Terapéutico Nuevo Ebenezer recibiendo tratamiento psiquiátrico, psicológico y vivencial por una supuesta enfermedad desencadenada por el uso de sustancias sujetas a fiscalización.   Sus familiares perdieron contacto con Marlon después del 22 de febrero de 2020 y luego del inicio de la pandemia, el centro terapéutico cerró toda posibilidad de contacto con la víctima.
 
El 23 de junio de 2020, los familiares de la víctima recibieron la noticia de que Marlon se habría fugado junto a otros internos, ante lo cual sus familiares realizaron varias diligencias con la finalidad de encontrarlo. Al acudir al centro, su familia observó vidrios rotos y marcas de huellas de zapatos en la puerta principal.  Acudieron temprano, pero nadie les abrió las puertas. Luego, recibieron una llamada de parte del Centro Terapéutico, a través de la cual les preguntaron si la víctima había llegado a la casa, y le manifestaron su preocupación debido a que la víctima no conocía Ecuador y tampoco había tomado su medicina. Jorge E. director del Centro, señaló que no se preocupen, que ya va a aparecer y que le avisen de cualquier cosa.
 
Uno de sus compañeros que participó en la fuga, dijo que Marlon no habría avanzado a fugarse y que es posible que le tengan encerrado en el Centro Terapéutico. En la noche del 23 de junio de 2020 informaron al ECU911 sobre la desaparición de Marlon. La Policía Nacional pidió una fotografía del joven para difundirla a través de un chat grupal.
 
El 24 de junio de 2020, acudieron a la Dinased y denunciaron su desaparición. Recibieron comentarios de que habían visto a Marlon por en el Centro Comercial San Luis Shopping, al acudir al sitio no encontraron nada.  Posteriormente, requirieron al Centro Terapéutico observar los videos sobre la fuga e identificar cómo vestía el desaparecido, sin embargo el director manifestó que las cámaras se habían dañado unas semanas antes. De acuerdo a los testimonios de algunos internos, esta situación había sido provocada para no dejar registro de los maltratos suscitados al interior de este sitio.
Uno de sus compañeros declaró que Marlon habría intentado fugar antes y que por esta razón «lo habían esposado, desnudado, golpeado; luego lo habrían dejado en una tina esposado a un árbol privándole de alimentos”.
Sus familiares, han realizado las indagaciones posibles para obtener información, lo cual los ha llevado a pensar en la posibilidad de que siga en las instalaciones del centro, sin su consentimiento, vulnerando sus derechos a la vida, la libertad y a la integridad.
Contacto de prensa:
Comunicación Inredh 0992058099
 

Post Relacionados