Inicio Nacional Un perdigón le quitó la vista

Un perdigón le quitó la vista

Por Yuli Gaona
118 Visitas

 
Quito, Ecuador.- Manuel Guzñay Yaguachi, oriundo del cantón Alausí de  Chimborazo, es albañil y trabaja en Quito y en su provincia natal. El 11 de octubre de 2019 estaba protestando en el sector de la Asamblea Nacional cuando un perdigón impactó su ojo. Fue hospitalizado en el Eugenio Espejo.
Testimonio de Manuel Guzñay

***
Nosotros hemos venido a una manifestación que nos pertenece, hemos venido con una marcha pacífica, pero no ha sido así, nos han recibido con agresiones, es como que no nos han querido ver. Estábamos luchando y en nuestra lucha nos han perseguido y nosotros no hemos estado ni con armas. No hemos estado con nada, solo con unos escudos que no nos protegían. Y como eran nuestros derechos, nosotros hemos estado adelante, no atrás en la fila.
Fuimos a la Asamblea Nacional buscando la manera de que haya una paz, que haya una armonía, de que haya consenso de conversar, pero ellos no han entendido. [Se] Han parado encima de unos edificios, nos han bombardeado, esto pasó atrás de la Contraloría. Y cuando regresábamos, ellos estaban listos para disparar.
Ellos disparaban a los ojos, nos reventó ese perdigón en el ojo. Junto con otro compañero nos llevaron a hospitalizarnos. Ahí estamos desde el día viernes, como no había hospitales no podíamos ingresar, a las 15:50 más o menos, nos fuimos al hospital Eugenio Espejo y nos ingresamos, pero había bastantes pacientes. No había facilidad de que me operen, me operaron el día jueves, casi una semana después.
Mi ojo está perdido, ahorita no se ve nada, sí me operaron, pero ya no vale mi ojo. Dijeron que había pedazos de perdigones dentro del pupilo, eran algunos. Pero ya no hay salvación, porque esos perdigones son como plástico y no hay como sacarlos bien.
La fuerza que ellos utilizan con la fuerza que nosotros tenemos no es igual porque ellos tienen armas y nosotros no, somos limpios, hemos puesto valentía, eso hemos hecho. Aunque nos maten porque son derechos de nosotros hemos puesto parte de nosotros, aunque ellos nos maten.

Post Relacionados