Inicio Nacional CARTA: 11 años sin Carolina, sin verdad y sin justicia

CARTA: 11 años sin Carolina, sin verdad y sin justicia

Por Voluntarix
28 Visitas

Hoy 28 de abril del 2023 se cumplen ONCE AÑOS, 4015 DÍAS de la desaparición de mi hija CAROLINA GARZÓN. Es un hecho incuestionable que, hasta el momento el Estado Ecuatoriano no ha dado una respuesta eficaz a la exigencia hecha desde los más diversos ámbitos para encontrar a Carolina y esclarecer las circunstancias de su desaparición.

A la fecha la fiscalía ecuatoriana NO maneja una línea de investigación, peor aún una posible hipótesis que sustente y compruebe técnicamente las siguientes cuestiones: ¿qué paso? ¿quién es culpable de su desaparición? ¿dónde está Carolina Garzón? Así mismo no se tomó versión a todas y cada una de las personas que puedan tener información relevante de este hecho o que coadyuve a la investigación.

A pesar que por el caso han pasado 10 fiscales no han sido capaces de iniciar una investigación eficaz, ágil, profesional, responsable; más bien han existido irregularidades, omisiones, vacíos, han entorpecido y tergiversado el proceso, hasta se desvirtuado la realidad de los hechos, estigmatizando así a Carolina ya que han pretendido poner sobre mi hija la responsabilidad de lo que le paso y han insinuado que su desaparición fue por su estilo de vida, por su deseo de viajar por América, por sus opciones políticas que no eran las de una “chica normal”. Eso que algunos llaman comportamiento inadecuado es en realidad el proyecto de vida de mi hija, son sus sueños, sus búsquedas, su razón de ser.

Son las negligencias, omisiones, dilaciones, desidia, respuestas burocráticas, acciones no realizadas, las que evidencian el fracaso ante el cual nos encontramos. Es así que, a la fecha seguimos sin tener respuesta alguna, sin conocer el paradero de Carolina, responsables y hechos que rodean su desaparición. Nuestra lucha por verdad, justicia, reparación y garantías de NO repetición continúa. Por lo cual la familia Garzón, compañeros, amigos, sociedad en general seguimos impedidos de acceder a la verdad y justicia, se siguen vulnerando nuestros derechos.

Después de ONCE AÑOS, 4015 DÍAS, es la inacción, la ineficacia, el silencio, la corrupción, la impunidad son las respuestas que hemos obtenido y el Estado Ecuatoriano debe responder por ser su obligación nacional e internacional.

Les recuerdo que, nuestros familiares desaparecidos no son estadísticas, objetos sino son personas con sueños, metas, proyectos por cumplir que han sido truncados con su desaparición y que hoy no sabemos nada por la irresponsabilidad del Estado que han guardado silencio, esta actitud los hace cómplices de su desaparición. De modo que la sistemática omisión durante estos ONCE AÑOS, 4015 DÍAS es de su responsabilidad, pues hasta la fecha no han garantizado la protección integral de los derechos humanos de mi hija Carolina.

Protestamos y exigimos respuestas, exigimos respeto a nuestro dolor, que no se sigan burlando, creando en nosotros como familiares falsas expectativas, falsas ilusiones que ahondan nuestro dolor con tanta indolencia y burla de las diferentes instituciones.

Por ende, todos los hechos mencionados, las omisiones, e incumplimientos de obligaciones cometidas por la fiscalía significan una violación a los derechos humanos de la familia Garzón Ardila, así como una gravísima afectación a nuestro derecho de obtener de los órganos competentes el esclarecimiento de los hechos violatorios y el establecimiento de las responsabilidades correspondientes, a través de la investigación y el juzgamiento. Dicha institución vulnera de manera evidente nuestro derecho a conocer la verdad, por ende, el acceso a la justicia favorece que ONCE AÑOS, 4015 DÍAS después de la desaparición de Carolina Garzón Ardila, el caso continúe en la impunidad y hasta la fecha no se cuente con una hipótesis que explique lo ocurrido.

De manera persistente y resistente continuaremos exigiendo verdad y justicia y NO más impunidad al Estado Ecuatoriano. Esperamos que la investigación por fin se tome en serio y realicen una investigación exhaustiva, diligente, profesional y den con el paradero de mi amada hija CAROLINA, así como el de los responsables de esta dolorosa desaparición.

Mantener su memoria viva significa reconocer la Mujer, Estudiante, Artista, Viajera, Defensora de Derechos Humanos, Militante Política, Amiga, Compañera, Hija, hermana, familiar.

La desaparición es peor que la muerte, es una herida abierta, es una tortura día a día

Atentamente,

Alix Mery Ardila

Madre de Carolina Garzón

Desaparecida 28 de abril 2012

Post Relacionados